Congresista Vargas: Con Trump, los republicanos han creado “un monstruo” que no pueden parar

Vargas lamentó que, en un ambiente de hostilidad política, el Congreso ni siquiera estudie el tema de los crímenes por odio racial
Congresista Vargas: Con Trump, los republicanos han creado “un monstruo” que no pueden parar
eEl legislador Juan Vargas estuvo entre quienes enviaron un documento de apoyo a los alivios migratorios al Supremo.
Foto: María Peña / Impremedia

WASHINGTON.- El aspirante presidencial republicano, Donald Trump, sigue atizando el odio racial entre sus seguidores, pero el único responsable es el Partido Republicano, que creó este “monstruo” y no ha podido frenarlo, afirmó este miércoles el congresista demócrata por California, Juan Vargas.

Vargas, representante por el distrito 51 de California, estuvo entre los 225 legisladores demócratas de ambas cámaras del Congreso que ayer suscribieron un documento de apoyo a los alivios migratorios ante el Tribunal Supremo.

En entrevista con este diario, Vargas aseguró hoy que el Partido Republicano es culpable del surgimiento de Trump por no contener la retórica antiinmigrante de miembros del movimiento conservador “Tea Party”.

“Cuando escuchas a estos tipos del Tea Party, es como si les sale espuma de la boca cuando usan esa retórica anti-inmigrante y creo que ahora (los republicanos) se dan cuenta de que ´oh Dios, hemos creado un monstruo´. Pero ese monstruo también lo tienen en el Congreso y les cuesta controlarlo”, señaló.

“Pienso que fue un error que esperaran tanto (para intentar frenar a Trump)… Trump no creó este fenómeno, simplemente lo aprovechó. Crearon este Frankenstein que no pueden controlar, y eso los está perjudicando. Trump quizá logre la nominación ”, observó Vargas.

En ese sentido, consideró que el exgobernador de Florida, Jeb Bush, hubiese tenido mejores probabilidades en los comicios generales de noviembre próximo, porque es una persona “razonable” y “moderada”, dos cualidades que no le sirvieron en el proceso de primarias frente a rivales como Trump.

Vargas lamentó que el Congreso, bajo control republicano, no abra espacio para debatir una medida para sancionar los crímenes motivados por el odio racial, ni para corregir los problemas relacionados con la supresión del voto de las minorías.

Asimismo, Vargas criticó la decisión de la fiscalía de no presentar cargos contra los implicados en un enfrentamiento con miembros del grupo supremacista KKK en Anaheim (California), que dejó cinco heridos el mes pasado.

No obstante, Vargas, que fue misionero jesuita durante casi cinco años antes de lanzarse a la política, ve un rayo de esperanza en las reuniones de oración de todos los jueves de un grupo de 30 a 40 legisladores en el Capitolio, en lo que describió como uno de los pocos momentos de bipartidismo en el Congreso.

“Nos juntamos a rezar por nuestros colegas, por sus hijos si tienen enfermedades o lesiones, por el Congreso, y por nuestro país. Soy fiel creyente de que el bien vence al mal, aunque tarde a veces… muchos de estos republicanos son muy buenas personas, pero afrontan un momento difícil en este clima” de hostilidad, puntualizó.