El gatillo apunta contra estudiantes en Tamaulipas

Dos jóvenes fueron asesinados, por presuntos integrantes del crimen organizado en Ciudad Victoria
El gatillo apunta contra estudiantes en Tamaulipas
Arma de fuego
Foto: Archivo

MÉXICO – La joven estudiante asesinada de un tiro cuando todavía llevaba un libro en la mano era muy pobre, como todos de estudiantes de los Colegios Nacionales de Educación Profesional Técnica (Conalep); vivía cerca del plantel 172 en Ciudad Victoria, Tamaulipas; tenía 15 años y un novio que murió a su lado, también por una bala.

Los directivos de la escuela y las autoridades aún se mantienen sigilosos respecto al nombre y la carrera que estudiaba la joven entre las opciones de la institución: informática, automotriz, contabilidad o administración. “No podemos dar esa información”, dijo la trabajadora social a este diario. “Tampoco tenemos idea de lo que pudo haber pasado”.

Hace tiempo que los colegios de Conalep, primarias y secundarias están en la mira de los delincuentes por diversos intereses. El diputado local Ramiro Ramos advirtió desde 2014 que “en algunas escuelas andan los muchachos vendiendo droga, igual en primaria que en secundaria”.

Los jóvenes –dijo el funcionario- lo hacen con tal cinismo que incluso quedaron videograbados en las cámaras de seguridad de las que tuvo conocimiento el gobernador Igidio Cantú.

Desde otra mirada al riesgo, el director de los ocho campus de Conalep en Tamaulipas, José Guadalupe Ibarra, reconoció ante los medios de comunicación que “la violencia y la coptación de jóvenes al crimen organizado son factores que no se pueden controlar”.

En el estado de Michoacán, por ejemplo, el director del Conalep en Apatzingán, Juan Polvo, fue acusado el año pasado de reclutar jóvenes para el cártel de Los Caballeros Templarios.

En los últimos días el estado de Tamaulipas y particularmente la capital, Ciudad Victoria, vivió días de violencia que las autoridades atribuyeron a una lucha por el control de la plaza entre los Zetas y el nuevo Cártel del Noroeste robo de combustible, extorsión, secuestro y distribución de drogas, un contexto en el que murió el jueves la muchacha del Conalep.

El 9 de febrero de 2015 la Universidad del Valle de México campus Nuevo Laredo, también en Tamaulipas, cerró sus instalaciones ante la “creciente inseguridad” en la que se encontraban los muchachos, el futuro de México.