Inesperada victoria de Sanders en Michigan le da alas para las primarias de la próxima semana

Clinton esperaba asestar una derrota desmoralizadora a Sanders de cara a las primarias del próximo 15 de marzo
Inesperada victoria de Sanders en Michigan le da alas para las primarias de la próxima semana

WASHINGTON.- Contra todos los pronósticos, Bernie Sanders venció anoche a Hillary Clinton en la primaria de Michigan, y aunque ésta mantiene una ventaja númerica con los delegados, su campaña ahora tendrá que pulir su mensaje para seguir sumando votos en las primarias de la próxima semana.

Sanders se impuso contra Clinton, con 50% frente a un 48%, pese a que todas las encuestas la daban por ganadora, con al menos 20 puntos de ventaja, en un estado donde los afroamericanos –un bloque clave de la base demócrata y fiel a Clinton- conforman cerca de un tercio de la población.

Desde Miami (Florida), donde espera arañar votos a Clinton de entre la comunidad hispana, Sanders dijo que se trató de una “noche fantástica”.

Agradezco a la gente de Michigan por haber desafiado a los expertos y a los encuestadores, y por habernos apoyado… empezamos 30 puntos por debajo en Michigan y estamos viendo este tipo de avance, surgiendo desde atrás, en todo el país”, dijo Sanders en un comunicado, emitido poco después de que él mismo advirtiera de que los resultados estaban muy reñidos.

Por su parte, en un acto electoral en Cleveland (Ohio), Clinton omitió hablar de los resultados de la noche y optó por aludir a las luchas fratricidas dentro del Partido Republicano, afirmando que la contienda presidencial debe producir resultados en vez de insultos.

Con su novena victoria desde el inicio de las primarias, Sanders ya ha ganado en partes del noreste, la zona central y los Grandes Llanos, si bien la zona del sur sigue siendo un desafío importante para conquistar el voto de los afroamericanos.

Su victoria es principalmente simbólica porque Clinton ganó en Mississippi -sigue fuerte en el sur de EEUU-, tiene ahora 12 estados en su columna, y se acerca a la cifra mágica de 2,383 delegados para alzarse con la nominación presidencial demócrata. Las encuestas la dan como favorita en Ohio y Florida.

En la aritmética actual, Clinton ahora tiene 1,221 delegados, y Sanders, 571. Las cifras incluyen a los “súper delegados” que pueden votar de forma independiente en la convención nacional de julio próximo.

Del lado republicano, Donald Trump ganó en Michigan, Mississippi y Hawaii, recuperando el impulso que perdió el pasado fin de semana pero aún bajo ataque del “establishment” político, que quiere desbancarlo.

El senador por Texas, Ted Cruz, logró su séptima victoria al ganar en Idaho, reforzándose como el candidato “anti-Trump” idóneo, mientras que el senador Marco Rubio y el gobernador de Ohio, John Kasich quedaron rezagados.

Michigan batió su récord de participación electoral, ya que más de 2,2 millones de personas votaron en las  primarias demócrata y republicana, en comparación con el récord previo de 1,9 millones marcado en 1972.

¿Por qué ganó Sanders en Michigan?

Entre las teorías posibles que manejan los expertos es que las primarias de Michigan son “abiertas”, es decir incluso votantes independientes pueden participar, no sólo los demócratas empadronados.

También es posible que muchos partidarios de Clinton se confiaron de los pronósticos optimistas  y optaron por quedarse en casa o, peor aún, en algunos casos cruzaron al bando republicano para votar en contra de Trump. Además, a Sanders le fue mejor entre los afroamericanos en ese estado industrialista del Norte, que en el sur, donde hay más lealtad a Clinton.

La tercera teoría es que los ataques de Clinton contra Sanders, por sus posturas contra pactos comerciales que han diezmado al sector manufacturero en EEUU, o su combate a la avaricia de Wall Street, han surtido el efecto contrario, en un estado que sufrió una hemorragia de empleos durante décadas y donde ha calado el mensaje populista y proteccionista de Sanders.

En cada gira electoral, Sanders ha puesto a prueba su argumento de que los pactos comerciales negociados por EEUU, incluyendo el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) puesto en marcha por la Administración Clinton en 1994, han provocado una fuga de empleos por culpa de la competencia exterior.

Según las encuestas a boca de urna de CNN, cerca de seis de cada 10 votantes demócratas en Michigan creen que el comercio internacional ha eliminado fuentes de trabajo en EEUU, y eso insufla esperanzas para Sanders en estados afectados por el asunto, como lo son Ohio, Wisconsin e Illinois.

Entre los que temen los efectos nocivos del comercio exterior, Sanders obtuvo el 56% del voto, en comparación con el 43% que apoyó a Clinton.

De inconveniencia a amenaza real

Fuentes de la campaña de Clinton aseguraron anoche a CNN que no es que hayan subestimado el alcance del mensaje populista de Sanders sino que más bien dieron una lectura equivocada a las inquietudes de los votantes en Michigan.

Pero esto debe servir de llamada de alerta a Clinton  porque el electorado de Michigan es similar al de Ohio, que el próximo 15 de marzo tendrá sus primarias junto a Florida, Illinois, Missouri, y Carolina del Norte, mientras los republicanos tendrán además “asambleas populares” en las Islas Marianas.

David Axelrod, principal estratega de la campaña electoral de Barack Obama en 2008 y 2012, dijo a la cadena CNN que, a su juicio, la campaña de Clinton haría bien en pulir el tono y contenido de su mensaje, en vez de atacar a Sanders.

La exprimera dama retiene una ventaja aritmética en los delegados, y tiene un sólido apoyo entre los afroamericanos y entre las mujeres mayores, pero Sanders le sigue ganando entre los hombres blancos, los independientes, los universitarios, los más jóvenes y los de la clase trabajadora.

Clinton necesita “centrarse en los asuntos económicos, darle a la gente el sentido de que en realidad está escuchando” a los votantes, recetó Axelrod.