Burbujas: Trump es una amenaza para el comercio

El discurso del millonario neoyorquino está muy alejado de los valores y principios del Partido Republicano

México tiene una frontera de más de dos mil millas con los Estados Unidos, país que durante los últimos 60 años se ha convertido en el más poderoso de los países que han existido sobre la tierra.

Existe una problemática natural cuando un país en desarrollo como México tiene de vecino a un gigante militar y económico como Estados Unidos, pero las buenas relaciones que se han ido construyendo al paso de los años entre ellos, la han suavizado.

Dicen que Don Porfirio Diaz dijo: “pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”

Estados Unidos tiene de vecino en su frontera norte a Canadá, con su origen británico y su piquete de francés en su sureste.

Los tres países de Norte América estuvieron negociando durante años la posibilidad de hacer un tratado de libre comercio, en alguna forma para contrarrestar la unión europea.

Recuerdo haber asistido a algunas reuniones en la ciudad de México, convocadas por Carlos Salinas, presidente, en las que se hablaba de la importancia y necesidad de concertar ese tratado. Finalmente se logró y las legislaturas de los tres países lo aprobaron, de manera que ese tratado de libre comercio adquirió el carácter de constitucional, y por lo tanto obligatorio para los firmantes.

Es preocupante escuchar a Trump con posturas imperialistas que amenazarían echar por tierra todo el acercamiento alcanzado entre estos tres países. El comercio entre Estados Unidos y México es el motor que puede lograr un mejor nivel de vida para la gente de ambos lados de la frontera y ayudar a reducir el problema migratorio.

Estados Unidos tiene  una gran industria de armamentos que ha crecido enormemente desde su participación en la segunda guerra mundial. A esta industria le convienen los conflictos bélicos donde gran parte de las armas se destruyen y necesitan ser repuestas.

Me alarma de sobremanera imaginarme al Sr. Trump como el comandante en jefe de las fuerzas armadas de la potencia militar más grande del mundo.

El presidente Eisenhower, al dejar la Casa Blanca, advirtió que debíamos tener cuidado que la política de los Estados Unidos no se subordinara a la industria de armamentos.

Es interesante notar que en los Estados Unidos el racismo y el militarismo son recurrentes, pero nunca había temido como ahora temo a lo que Trump pueda hacer. Yo viví la época de Hitler en Alemania, y los conceptos de Trump con respecto a los latinos me recuerdan lo que Hitler expresaba en contra de los judíos.

Me parece que todo el discurso del Sr. Trump está muy alejado de los valores y principios del Partido Republicano.