Empresariado aumenta presiones para ampliar comercio con Cuba

Empresariado aumenta presiones para ampliar comercio con Cuba
Foto: Getty

 

WASHINGTON.- Mientras la Administración Obama prepara más medidas para flexibilizar los viajes y restricciones comerciales hacia Cuba, líderes del Senado y grupos empresariales también presionan por más oportunidades de comercio en la isla, en vísperas del histórico viaje del presidente Barack Obama al país caribeño.

Obama visitará Cuba entre el 20 y 22 de marzo próximos, como parte de una gira internacional que también lo llevará a Argentina hasta el 24 de marzo.

Durante la primera visita de un mandatario estadounidense en funciones desde 1928, el objetivo es dar impulso a las negociaciones para la plena normalización de la relación bilateral y presionar por una transición democrática en la isla.

Según fuentes allegadas a la Administración, las autoridades preven anunciar más medidas para flexibilizar los viajes y el comercio a Cuba, aunque se desconoce la fecha del anuncio.

En declaraciones a este diario, el senador demócrata por Virginia, Tim Kaine, afirmó hoy que cada vez más los que se oponen a la apertura hacia Cuba están quedando en la minoría.

“No hay controversia; hay unos pocos que se resisten y eso dificulta un avance, si no es a través de medidas ejecutivas. Pero cuando el presidente Obama vaya a Cuba acompañado de una delegación del Congreso, eso irá venciendo la oposición”, vaticinó Kaine.

“Los propios gobernadores republicanos van a ayudar en esto. Virginia es el estado número uno en comercio agrícola con Cuba…aparentemente a los cubanos les encantan las manzanas de Virginia!, y no debe sorprender que los gobernadores republicanos estén viajando a Cuba en busca de oportunidades”, observó.

Por su parte, James Williams, presidente de “Engage Cuba”, dijo a este diario que su grupo ha estado trabajando con empresas de todos los sectores, incluyendo en la agricultura, manufactura y los puertos, para presionar al Congreso a que levante el embargo.

“Aplaudimos que la senadora Klobuchar esté uniendo a demócratas y republicanos para ampliar las oportunidades de comercio que beneficien tanto a los estadounidenses como a los cubanos”, afirmó Williams, al recordar que el embargo está privando a los negocios y al país “miles de millones de dólares de ingresos perdidos”.

Presiones del empresariado 

Según una hoja de datos de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA),  la vigencia del embargo le está costando a los exportadores de EEUU pérdidas por unos $1,200 millones al año, mientras que las exportaciones de productos a Cuba podría superar los $4,300 millones al año cuando se levanten las sanciones comerciales.

Entidades y empresas como Verizon, la Cámara de Comercio de EEUU, Chevron, Major League Baseball, Marriott, Carnival Cruise Line, Amnesty International, la “National Fraternal Order of Police” y otros grupos apoyan la normalización de las relaciones.

En la actualidad, el número de empresas que han invertido en actividades de presión (¨lobby¨) ante el Congreso aumentaron de 31 en 2014 a cerca de 97 el año pasado, según una recopilación del diario “The Hill”.

Esfuerzo bipartidista

Desde el Senado, la senadora demócrata por Minnesota, Amy Klobuchar encabeza los esfuerzos por levantar el embargo contra Cuba, un espinoso asunto que supone uno de varios obstáculos para la normalización plena de la relación bilateral.

Al igual que otros miembros de su bancada, Klobuchar está convencida de que el embargo es una “fallida política de aislamento”, y el viaje de Obama servirá para continuar los avances en la relación bilateral

El martes pasado, Klobuchar envió una carta a los secretarios de Comercio, Penny Pritzker, y del Tesoro, Jack Lew, pidiendo una modificación de las barreras regulatorias, de tal manera que se autoricen las inversiones estadounidenses en la pujante industria hotelera en Cuba.

https://twitter.com/RadioTainoFM/status/707815016221663232

La carta destaca que empresas de la Unión Europea , como los hoteles Meliá de España o la británica London + Regional Properties, están negociando acuerdos en el sector hotelero en Cuba, y las empresas de EEUU deberían abrirse espacios ante el previsible aumento del turismo estadounidense una vez que se levanten las restricciones.

Klobuchar subrayó que la eliminación de esas barreras para dar ventaja a las empresas estadounidenses es otra forma de avanzar hasta poner punto final al embargo.  Su oficina aún no ha recibido respuesta de las agencias.

Por otra parte, Klobuchar es la principal autora de una medida bipartidista, “Freedom to Export to Cuba Act”, para eliminar el embargo y así permitir un mayor flujo de exportaciones estadounidenses a Cuba.

La medida, que tiene 23 copatrocinadores, deja en pie los condicionamientos sobre los derechos humanos en la isla y la autorización para entablar demandas contra el gobierno de La Habana por la expropiación de bienes de estadounidenses.

Pero algunos senadores republicanos, incluyendo los aspirantes presidenciales,  Marco Rubio, por Florida, y Ted Cruz, de Texas, y el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, todos de origen cubano,  tachan la política de apertura como un premio inmerecido para el régimen castrista.

Del lado demócrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders apoyan la política para efectuar un cambio en la isla.

El mes pasado, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el republicano Bob Corker, no descartó la posibilidad de que el Congreso elimine las restricciones comerciales –tan pronto como el  próximo año, bajo un nuevo presidente- pero sugirió que todo dependerá de las medidas de apertura que muestre Cuba.