El cine es cosa de hombres

La desigualdad entre hombres y mujeres en el mundo del cine es aún mayor que en otras industrias. El Miami International Film Festival abordó el tema en una serie de seminarios
Sigue a La Opinión en Facebook
El cine es cosa de hombres
Kathryn Bigelow es la única mujer en la historia ganadora de un Oscar a la Mejor Dirección.
Foto: Kevin Winter / Getty Images

MIAMI – Los últimos Premios Oscar fueron unos de los más polémicos de su historia porque la Academia no nominó a ningún actor de color. Pero la desigualdad en la industria del cine no se limita al color de la piel.

“Hollywood es un club de hombres”, asegura Debra Zimmerman, directora ejecutiva de Women Make Movies, organización que apoya a mujeres cineastas desde 1983. “En los últimos 20 años el número de mujeres directoras no ha crecido más de un 3%, mientras que en otros campos sí ha habido mejoras”.

Según un estudio de la New York Film Academy, sólo el 16.9% de los films de ficción son dirigidos por mujeres. Y la cifra es aún peor si se observan sólo las 250 películas con más taquilla: el 9% fueron dirigidas por mujeres (cifra de 2012).

“¿Cuántas mujeres en Hollywwod han dirigido más de 10 películas?”, pregunta Zimmerman en un seminario del Festival de Cine de Miami organizado por Google sobre la desigualdad de género y racial en las industrias del cine y tecnología. Zimmerman se responde a sí misma: “¡No me sale ninguna! ¿Hombres? Hay muchos con 30 ó 40 películas”.

Guionistas, productores, editores… en todos los trabajos detrás de cámaras la presencia de hombres es abrumadora, más del 75% en todos los casos. Pero las cosas tampoco están mucho mejor delante de las lentes. Sólo el 28% de los personajes son femeninos. “Y de los que tienen diálogo, aún menos”, recalca Zimmerman.

“El sexismo está en todo”

De izq. a dcha: Debra Zimmerman y las directoras Lorene Scafaria, Vera Egito, Rebecca Miller y Dawn Porter.
De izq. a dcha: Debra Zimmerman y las directoras Lorene Scafaria, Vera Egito, Rebecca Miller y Dawn Porter.

La directora y guionista Lorene Scafaria recuerda sus comienzos como extra en un show de televisión: “Un día los productores estaban mirándome el trasero para ver si era lo suficientemente bueno para pasar de extra a ‘chica-tanga’… Y no lo era. Fue mi último día de extra”.

En 2005, junto a tres amigas guionistas, Scafaria creó el grupo “Fempire” para reivindicar el papel de las mujeres en un rubro en el que no llegan a tener una presencia del 20%.

A las mujeres se las valora por su belleza. A los hombres, por su éxito. Es endémico en nuestra sociedad”, asegura.

Leer más: Las mujeres piden paso en el Festival de Cine de Miami

A Vera Egito, una joven brasileña que logró tener dos cortos seleccionados por el festival de Cannes el mismo año, siempre le hacen las mismas preguntas cuando se presenta como guionista y directora: “¿Por qué no eres actriz?”,y “¿la escribiste tú sola?”.

“Pero el sexismo está en todo, no sólo en el cine”, comenta Egito. “Tenemos que ver cómo enseñamos a las niñas a ser mujeres y a los niños a ser hombres”.

Directora de fotografía, un rara avis

Hay un área fundamental en cualquier película en la que las mujeres prácticamente no existen: la dirección de fotografía.

Tradicionalmente éste ha sido un trabajo de hombres por razones físicas. Las cámaras antiguas, los equipos de iluminación, etc. eran muy pesadas, por lo que se requería más fuerza para manipularlos. Pero con los avances tecnológicos los equipos son más ligeros. Pese a ellos, en Estados Unidos sólo el 4% de los directores de fotografía son mujeres. Y fuera de este país la situación no es mucho mejor. Las largas horas que se suelen pasar en un rodaje tampoco ayudan a compaginar trabajo con la maternidad, por ejemplo.

“Nunca dejé de trabajar por mis hijos”, asegura Sol Lopatín, directora de fotografía argentina. “En el set, cada tres horas me traían a mi hijo y le dada de mamar. Sin dejar la cámara”.

Lopatín, que practicaba capoeira para “estar fuerte” y poder manejar los equipos, cree que las actrices se sienten más cómodas cuando trabajan con un “cámara” mujer. “Sobre todo en las escenas de sexo”, apunta.

La española Susana Ojea no ve diferencias entre trabajar con un director hombre o mujer: “La química no depende de eso”. Pero sí opina que las directoras de fotografía están sometidas a un escrutinio constante.

“Tienes que demostrar tu talento en tu trabajo en cada proyecto. Si no, no te llaman más”.

El test Bechdel

Alison Bechdel popularizó esta prueba en un comic de 1985. Es una forma de medir el papel de las mujeres en una película. La gran mayoría de los films de Hollywood no cumplen estas tres reglas:
1. Tiene al menos dos mujeres entre los personajes
2. Esas mujeres hablan entre ellas
3. El tema de la conversación no es un hombre

Alrededor de la web