Beverly Hills sí conserva agua, pero gracias a multas

La ciudad comenzó a penalizar a aquellos que consumen más que lo mandado por el estado
Beverly Hills sí conserva agua, pero gracias a multas
Los dueños de mansiones angelinas han sido identificados como despilfarradores de agua en Twitter, con la etiqueta #droughtshaming.
Foto: Archivo

Las multas enviadas a algunos residentes de Beverly Hills, por el uso excesivo de agua, comenzaron a dar resultados.

Según un reporte del Los Angeles Times, las autoridades de la ciudad han estado tratando, sin demasiado éxito, de convencer a sus residentes por medio de campañas y notificaciones que conserven el precioso líquido durante el periodo de sequía del estado, luego de que el gobernador Jerry Brown pidiera que se reduzca su consumo en un 25%.

Para alcanzar los niveles requeridos por el estado, a la ciudad de Beverly Hills le correspondía reducir su uso en un 32%, comparado con 2013. A pesar de los pedidos de conservación, algunos residentes continuaron usando agua como de costumbre.

LEE TAMBIÉN: Y el residente más gastador de agua es…

Reguladores estatales señalaron públicamente que los “derrochadores de agua deberían sentirse avergonzados” y multó a la ciudad y a tres proveedores de agua, con $61,000 dólares. A finales de junio del año pasado, el Concilio de Beverly Hills aprobó enviar multas a aquellos que se negaran a los esfuerzos de conservación. Las notificaciones fueron enviadas a 86 hogares de alto consumo de agua.

Las multas parecen haber enviado el mensaje.

En enero, Beverly Hills cortó su consumo de agua en un 26%, el mayor índice de los últimos ocho meses de registro.

LEE TAMBIÉN: Californianos siguen ahorrando agua, pero no en Beverly Hills

//e.infogr.am/js/embed.js?i6I

Entre los residentes de mayor consumo de agua, el diario angelino citó al urbanizador Geoff Palmer, quien durante dos meses utilizó más de 12,000 galones por día y recibió una multa de más de $30,000 dólares.

La comediante Amy Poehler también se excedió en 170,000 galones de agua y recibió un multa de más de $2,200 dólares.

El año pasado, el exmagnate de los medios y hoy filántropo, David Geffen consumió 9,000 galones diarios más de lo permitido, con un promedio de 27,000 galones diarios, esto es, 60 veces más que una familia angelina promedio.

Algunos residentes apelaron a la multa, y otros explicaron el alto consumo diciendo que tenían pérdidas y goteras que desconocían, pero que las habían arreglado.

No todas las zonas residenciales de altos ingresos tuvieron problemas para conservar agua. Calabasas y Rancho Santa Fe, entre otras, lograron reducir su índice de consumo, de acuerdo a lo requerido.