‘El sueño americano sí existe’

Los dueños de HogarMex comparten la visión que los llevó a triunfar en los negocios
‘El sueño americano sí existe’
Laura, César y Adrián Olmedo, de HogarMex

Al  entrar a la elegante oficina de HogarMex, ubicada en Citadel Outlets, en Commerce, es difícil imaginar que la familia Olmedo, que hoy dirige un exitoso negocio de ventas de ollas, tuvo sus comienzos como tantos otros inmigrantes que llegan a EEUU siguiendo “el sueño americano”.

Pero ese es exactamente el caso de Adrián y Laura Olmedo, los dueños de HogarMex, una empresa que en la actualidad cuenta con un equipo de alrededor de 800 personas, y que para este año estima tener ingresos aproximados de $50 millones de dólares.

Adrián Olmedo llegó de la Ciudad de México en 1989, dispuesto a “encontrar un mejor estilo de vida”. A diferencia de otros inmigrantes que tímidamente llegan “a probar”, Olmedo siempre tuvo la determinación de triunfar.

“Cuando alguien me preguntaba por qué venía a EEUU, yo les aclaraba que no venía simplemente a ganar dinero, porque los dólares son como el agua que se escurre entre las manos. Nosotros vinimos decididos a encontrar oportunidades y a triunfar”, aclaró el empresario.

Tan determinada y confiada estaba la pareja que, antes de emprender el viaje al país del norte, vendieron su casa y le dieron el dinero a un familiar que estaba en aprietos financieros.

“Hay quienes nos criticaron diciendo que ¿cómo vendíamos el patrimonio de la familia?, pero para nosotros el patrimonio no era la casa, sino los valores familiares”, explicó el empresario.

Al poco tiempo, lo siguió Laura, y seis meses después sus tres hijos, que en ese entonces tenían 7, 9 y 11 años. “Fueron los seis meses más largos de nuestra vida”, confesó la pareja, refiriéndose a cuánto extrañaron a sus niños, durante ese tiempo de espera hasta volverse a encontrar.

Al igual que muchos inmigrantes, al llegar, la pareja realizó todo tipo de trabajos para poder sobrevivir.

“Mi primer trabajo fue de ‘periodista’”, contó bromeando Olmedo, refiriéndose a su trabajo de repartidor de diarios para el LA Times. “Salía a las 5:00 de la mañana y repartía 200 diarios en inglés, pero estaba ansioso por terminar mi turno, para poder sentarme con mi copia de La Opinión y un cafecito, a disfrutar la lectura”, confesó.

Después de los diarios, llegó la venta de pianos, que si bien le daba un buen ingreso, no terminaba de satisfacer al empresario. Fue entonces,  cuando a través de otro vendedor, Olmedo supo de Royal Prestige y la venta de ollas.

“Yo siempre le pedía a Dios que me diera un trabajo redituable, pero al mismo tiempo, quería vender un producto que no le hiciera daño a la gente, y eso es exactamente lo que encontré. Si lo piensas, las ollas son la mejor compra que una persona hace en toda su vida. Ni un auto dura tanto, y tiene que ver con el bienestar de una familia”, explicó Olmedo. Para su negocio, la pareja eligió el nombre de HogarMex: Hogar por su relación con la familia y Mex, por el país natal.

En la actualidad, César, el menor de los hermanos, también trabaja en la empresa.

“Siempre quise tener un hijo vendedor, pero no se lo podía pedir, era una elección que tenía que hacer él mismo, por vocación”, confesó Olmedo.

La familia Olmedo llegó de México decidida a triunfar./ Virginia Gaglianone/ La Opinion
La familia Olmedo llegó de México decidida a triunfar./ Virginia Gaglianone/ La Opinion

Un cambio de mentalidad

Entre los muchos desafíos que enfrentan los inmigrantes, Laura Olmedo destacó la importancia de deshacerse de algunos mitos culturales “que nos quitan poder”.

“Es importante transformar la mentalidad y pensar en grande. En lugar de convertirnos en autómatas, debemos ser proactivos”, indicó la empresaria y dio el ejemplo de algunas frases, que muchas veces repetimos, casi sin pensar y nos tiran para atrás.

“Por ejemplo cuando alguien dice ‘Soy pobre, pero honrado’, o ‘Más vale malo conocido, que bueno por conocer’. ¿Por qué en cambio no decir ‘Más vale bueno por conocer’, o ‘Soy honrado y también tengo dinero?’”, acotó Adrián Olmedo.

“Debes darte cuenta de que sí tienes alas”, aconsejó el empresario. “El futuro no tiene que ser incierto, puede ser elegido. Nadie nace vendedor, el hombre de negocios es un hombre que tiene decisión y  voluntad, y la voluntad siempre supera el talento”, aseguró.

  • Para más información, puedes contactar a HogarMex al (323) 384-5357, o enviar un correcto electrónico a rphogarmex@yahoo.com