ICE va tras jóvenes centroamericanos cuando cumplen 18 años

La nueva táctica de las autoridades migratorias es la de esperar que estos jóvenes, que buscan refugio en Estados Unidosm, cumplan la mayoría de edad y una corte haya ordenado su deportacion. Al menos la mitad no tienen abogado o son víctimas de fraude
ICE va tras jóvenes centroamericanos cuando cumplen 18 años
Kimberly Pineda Chavez con su mamá. Kimberly Pineda Chavez llegó a los 17 años de Honduras y a los 18 fue arrestada y enviada a un centro de detención para adultos, desde donde quieren deportarla (Suministrada)

Cuando aún era menor de edad, Kimberly Pineda Chavez cruzó más de mil millas con su hermana más pequeña para llegar a Estados Unidos desde la violenta Honduras y reunirse con su madre en Atlanta. Pero el pasado 27 de enero, cuando la joven se dirigía a la escuela secundaria en Atlanta, las autoridades migratorias pararon el vehículo donde iba la joven y la arrestaron, enviándola a un centro de detención para adultos.

Kimberly se convirtió así en una de por lo menos 336 jóvenes centroamericanos que han sido arrestados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), desde que a finales de enero se inició el llamado “Operativo Guardián de la Frontera”, enfocado en arrestar y deportar a los jóvenes centroamericanos que cumplen 18 años después de llegar como “menores no acompañados” (UAC por siglas en inglés de Unaccompanied Minors)

No es mucha la atención que se le ha dado a este nuevo operativo del ICE y el Departamento de Seguridad Nacional DHS de la nación, aunque la pasada semana se discutió mucho el tema de los niños centroamericanos y tanto Hillary Clinton como Bernie Sanders, precandidatos demócratas a la presidencia, prometieron no deportar a menores.

Pero tal parece que el gobierno federal tiene como política expresa el esperar a que estos jóvenes cumplan 18 años –dejen de ser menores– y supuestamente agoten sus recursos legales para arrestarlos.

“Desde el 23 de Enero, bajo mis órdenes, ICE comenzó a aplicar el “Operativo Guardián de la Frontera”, por el que hemos arrestado a 336 individuos”, dijo Jeh Johnson, secretario de seguridad nacional por medio de un comunicado emitido hace unos días. “Nuestro enfoque son los jóvenes no acompañados que llegaron después del 1 de enero de 2014, que cumplieron los 18 años y que tienen una orden de deportación pendiente de un tribunal de inmigración y ningún otro recurso legal”.

Pero según Greg Chen, de la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración (AILA), este nuevo operativo de ICE “utiliza tácticas agresivas y niega un acceso real al proceso de asilo de los Estados Unidos”.

“El caso de Kimberly ilumina el problema fundamental con el actual mecanismo de deportación de estos jóvenes”, dijo Chen. “Kimberly no tuvo un abogado garantizado por el gobierno, y el abogado que consultó no hizo nada por ella, ni siquiera la entrevistó. Ahora sí tiene un buen abogado y un caso de asilo y hace más de 5 semanas que la tienen encerrada en un centro de detención. Esa es una presión muy grande que puede hacer que ella decida irse antes de seguir con su caso”.

Por lo menos el 50% de los jóvenes migrantes que llegan no acompañados por un adulto de su familia, van a la corte sin un abogado, señalan organizaciones que abogan por ellos. Las posibilidades de presentar un caso exitoso de asilo sin tener abogado son mínimas y la mayoría de los deportados han sido menores y familias sin abogados.  Lo mismo puede aplicarse a quienes reciben malos consejos legales, agregan los expertos.

Tras su detención, Kimberly presentó un caso de asilo por medio de un nuevo representante que AILA le ayudó a conseguir.

La organización argumenta además que las tácticas agresivas usadas por ICE, de arrestar jóvenes camino a la escuela o presentarse en sus hogares, están aterrorizando a las comunidades.

Recientemente, una maestra de las escuelas públicas de Gwinneth County, donde está la ciudad de Atlanta, envió una carta a Johnson ilustrando el temor que estos niños y jóvenes están viviendo en esa comunidad. Dos estudiantes de esas escuelas públicas, incluyendo Kimberly, ya han sido arrestados camino a la escuela, ante la condena de organizaciones locales y nacionales.

“Desde que comenzaron las redadas el 3 de enero, he notado un cambio palpable en mis salones de clase. Los alumnos están agitados y distraídos”, escribió la maestra, cuyo nombre fue tachado a posteriori para proteger su identidad ante la prensa. “Al hablar con ellos me dicen que tienen miedo de ser deportados, muchos ya han experimentado gran trauma, y esa es la razón por la que vinieron a Estados Unidos”.

La maestra menciona el caso de Kimberly como “una injusticia” y afirma que es una lástima que estos jóvenes “no reciban una oportunidad significativa para pelear sus casos”.

Según ICE, un juez ordenó la deportación de Kimberly en diciembre del año pasado y la joven ya no tenía un recurso legal pendiente ante el tribunal.

AILA opina que el gobierno está usando estas tácticas intencionalmente para “enviar un mensaje” a posibles migrantes en sus países.

“El gobierno afirma que tienen acceso a un proceso justo pero realmente no lo tienen”, dijo Chen.

En estos momentos está pendiente un proyecto de ley que proporcionaría abogados pagados por el gobierno para representar a estos jóvenes en sus casos de asilo y tanto Clinton como Sanders han apoyado la idea desde la lucha electoral. Los detenidos en casos civiles de inmigración no tienen derecho a un defensor público como sí lo tienen las personas indigentes acusadas de un delito, no importa su estatus migratorio.