Ohio será decisivo para gobernador John Kasich y Bernie Sanders

Los latinos en Ohio rechazan el “trumpismo”, aseguran activistas
Ohio será decisivo para gobernador John Kasich y Bernie Sanders
Marco Rubio, Donald Trump, el senador Ted Cruz y el gobernador de Ohio John Kasich participan en un debate patrocinado por Fox News el 3 de marzo de 2016 en Detroit.
Foto: Scott Olson / Getty Images

WASHINGTON.- De los cinco estados en disputa en las primarias de mañana martes, las de Ohio podrían ser la “tabla de salvación” para el gobernador republicano, John Kasich, mientras que, del lado demócrata, el senador Bernie Sanders espera asestar otra sorpresa en las urnas.

Las encuestas más recientes demuestran que Kasich y el magnate empresarial, Donald Trump, se encuentran o en un empate técnico o muestran una leve ventaja para el gobernador, quien ha sugerido que se retirara de la contienda si pierde en su estado.

Según un promedio de encuestas de “Real Clear Politics”, en Ohio, Kasich tiene el apoyo del 36,8%, mientras que Trump tiene el 33,6%, y el senador republicano por Texas, Ted Cruz, tiene el 19,2%.

 El gran peso de Ohio

Kasich ha tenido que echar mano de toda la maquinaria republicana del estado, además de que hoy mismo participó  en  actos electorales con el excandidato presidencial republicano de 2012, Mitt Romney.

Las primarias en Ohio, Missouri, Illinois, Carolina del Norte y Florida tienen, en su conjunto, casi el mismo peso que las del “Súper martes” el mes pasado. En la historia reciente, ningún candidato republicano ha ganado la presidencia sin ganar en Ohio.

Trump no tiene garantizada la victoria en Ohio, y la creciente ola de críticas a la conducta violenta de sus seguidores podría complicar más el panorama para el empresario, que maneja su campaña -denigrando a sus rivales-, tal como ha conducido el popular programa televisivo “The Apprentice” (“El aprendiz”).

Sabiéndose vulnerable en Ohio, Trump canceló un mítin hoy en el área de Miami (Florida), donde las encuestas lo dan por ganador frente al senador Marco Rubio, para regresar a hacer campaña en el estado.

Además, su campaña ha invertido más de un millón de dólares en anuncios televisivos en Ohio, dirigidos específicamente en las áreas de Cincinnati, Dayton y Toledo.

Al igual que en otros bastiones de votantes blancos y conservadores, el mensaje de Trump contra la “corrección política”, la inmigración ilegal y los fallos de los acuerdos comerciales, está resonando entre la clase trabajadora.

Trump ha buscado explotar la ansiedad de los votantes por los cambios y el rumbo del país también en Ohio, donde están en juego 66 delegados del lado republicano y 159 del lado demócrata

Hasta la fecha, Trump lidera a sus rivales con 460 delegados, seguido por Cruz, con 370; Rubio, con 163, y Kasich, con 63.  Se requieren 1,237 para lograr la nominación presidencial republicana, y 2,383 para la demócrata.

Los hispanos se movilizan contra Trump

En Ohio, los hispanos totalizan 383,000, de los cuales unos 200,000 están inscritos para votar, o el 2,3% del electorado, según datos del Censo.

Ante el clima hostil en la contienda, “los hispanos se sienten aterrorizados por una presidencia de Trump, y creo que eso los está movilizando a las urnas”, explicó a este diario la activista demócrata, Isabel Framer.

“Incluso entre los latinos republicanos, ellos se movilizan para asegurar de que no gane Trump. Acá la gente está muy activa, tocando puertas, llamando por teléfono a los vecinos, para que los latinos tengan una fuerte participación en las urnas”, señaló Framer, quien reconoció que “siempre ha habido falta de entusiasmo” en las primarias.

En las presidenciales de 2012, la participación electoral de los latinos en Ohio fue del 80%, por encima de la tasa nacional del 70%, y este año el “efecto Trump” bien podría empujarlos a las urnas, vaticinó Framer.

Del lado demócrata, Sanders espera que su punzante mensaje sobre la desigualdad social y salarial cale en los votantes de Ohio, un estado industrial que a lo largo de los años ha sentido el peso de la pérdida de empleos por la competencia del comercio exterior.

La semana pasada, contra todo pronóstico, Sanders ganó las primarias de Michigan, lo que le dio un fuerte impulso a su campaña en la zona central del país.

Mientras Sanders ha destacado el apoyo de Hillary Clinton a “desastrosas políticas comerciales”, la exsecretaria de Estado ha criticado que su rival carece de planes concretos para financiar sus promesas de campaña, y pide el apoyo de los votantes para vencerlo.

Clinton lleva la delantera en Florida, Illinois y Carolina del Norte, donde cuenta con un fuerte apoyo entre los votantes latinos y afroamericanos, y tiene un total de 1,231 delegados, en comparación con los 576 que tiene Sanders.