Comisión policial: LAPD deberá cambiar la forma que usa la fuerza letal

Buscan disminuir el número de tiroteos y muertes que involucran a policías; las reformas son calificadas como “medidas vacías”

Por unanimidad, los cinco miembros de la Comisión de Policía de Los Ángeles decidieron continuar con la creación de políticas sobre el uso de la fuerza excesiva y fuerza letal para disminuir el número de incidentes en confrontaciones con el público.

Los comisionados, que vigilan y supervisan el accionar policial, acordaron ayer la creación de un grupo de trabajo integrado por el abogado de la ciudad, Mike Feuer, funcionarios del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) y el sindicato de policías (LAPPL), para analizar una docena de recomendaciones descritas en un reporte interno que entregó a inicios de marzo la Oficina del Inspector General (OIG), Alexander Bustamante.

El reporte de Bustamante señala un aumento del 60% de casos de policías involucrados en tiroteos. Entre 20114 y 2015 el saldo trágico fue la muerte a balazos de 21 individuos, a manos de agentes de LAPD.

El LAPD explicó que hay muchos factores que juegan un papel en la reacción de sus agentes y la investigación que se le sigue a los tiroteos policiales. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)
El LAPD explicó que hay muchos factores que juegan un papel en la reacción de sus agentes y la investigación que se le sigue a los tiroteos policiales. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)

Uno de los puntos centrales recomendados por los comisionados Matthew Johnson y Robert Saltzman señala que la Comisión, con asistencia de la OIG revise la política del uso de fuerza “para enfatizar que la fuerza letal debería ser usada solamente cuando las alternativas razonables se hayan agotado o resulten imposibles [de ejecutar]”.

Charlie Beck, jefe del LAPD dijo que “cree verdaderamente” que se puede reducir el uso de fuerza excesiva y fuerza letal”.

Los agentes recibirían entrenamiento especializado antes de iniciar cualquier acción de cumplimiento de la ley cuando se enfrenten a individuos que sufren de enfermedades mentales o son desamparados.

Además, la Comisión ha pedido al LAPD que asegure que todas las investigaciones y evaluaciones de todos los incidentes del uso de la fuerza incluyan por escrito si la desescalada de la situación era factible y, en incidentes de fuerza letal, si las alternativas razonables se agotaron o parecían imposibles antes de que el policía haya disparado.

Jamie McBride, director del sindicato de policías, LAPPL, se opone a las medidas propuestas.
Jamie McBride, director del sindicato de policías, LAPPL, se opone a las medidas propuestas.

Oposición del sindicato

En tanto, Jamie McBride, director del sindicato de policías lanzó una declaración amenazante.

“Si como resultado de la implementación de las recomendaciones muere un policía, su sangre estará en sus manos”, dijo Mc Bride a los miembros de la Comisión de Policía y al Inspector General. “Como oficial del LAPD pido a [Johnson, Saltzman y Bustamante] que se abstengan de asistir a mi funeral si muero en la línea de servicio”, agregó.

 “Reformas vacías”

Según Hamid Khan, coordinador de la Coalición para Detener el Espionaje del LAPD (Stop LAPD Spying Coalition) el problema principal está “en la misma estructura de la Comisión de Policía”.

“Ellos [los miembros de la Comisión de Policía] no pueden imponer la aplicación de los cambios; no tienen poder para aplicar ninguna disciplina”, dijo Khan a La Opinión. “Son reformas vacías”.

Analizó que la misma Constitución de la Ciudad (City Charter), la Declaración de Derechos de California (California Bill of Rights) y leyes promulgadas desde hace más de tres décadas protegen a agentes del orden con un celo excesivo en las investigaciones internas y con esto, “se han convertido en una red de seguridad para los malos policías”.

Para el analista político afroamericano, Earl Ofari Hutchinson, “la verdadera prueba es la aplicación de las recomendaciones”.

Es que la política sobre el uso de fuerza de 2009 no incluyó lenguaje para indicar que la fuerza letal debe utilizarse sólo cuando sea necesario, o como último recurso, o hasta que se hayan agotado las alternativas.

“Esa política no explicó exactamente cuándo debe o debería usarse el uso de la fuerza”, dijo Hutchinson. “Fue una omisión desastrosa para la política del LAPD; el trágico resultado ha sido el fuerte aumento de tiroteos que involucran a agentes y el igualmente fuerte aumento de la desconfianza de la comunidad y hostilidad hacia la policía de Los Ángeles.

Las recomendaciones del Inspector General, sin embargo, las consideró como elementos clave para lograr justicia para latinos y afroamericanos que murieron a manos de agentes del LAPD.

 

LAPD muestra a medios de comunicación el proceso para investigar los tiroteos policiales. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)
LAPD muestra a medios de comunicación el proceso para investigar los tiroteos policiales. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)

Más muertes entre latinos y más balaceras

Un reporte interno del LAPPL, dado a conocer a principios de marzo por el jefe del LAPD,  indica que en 2015 agentes del departamento tuvieron algún tipo de contacto con 1.5 millones de personas.

De esta cifra, un total de 1,924 incidentes resultaron en el uso de fuerza; 21 personas fueron baleadas mortalmente en 38 incidentes y la tercera parte de las víctimas padecían algún tipo de enfermedad mental.

El informe señala que 10 individuos amenazaron presuntamente a los policías con armas filosas; 21 con armas de fuego y 6 empuñaban réplica de armas.

Sin embargo, respecto a 2014, el número de balaceras que incluyó a policías del LAPD aumentó en 60%. Entre los fallecidos, 12 eran latinos (57%), 4 afroamericanos (19%), 4 blancos (19) y un asiático (5%). En 10 de los 48 casos, el sospechoso no fue herido de bala.