Cómo reducir el pago de multas de tráfico y recuperar tu licencia suspendida en California

Inmigrantes que tuvieron infracciones por no tener licencia pueden ser beneficiados con la nueva ley de amnistía
Cómo reducir el pago de multas de tráfico y recuperar tu licencia suspendida en California
La ley de amnistía de multas le permitió pagar sólo 150 dólares por su multa de 900 dólares que adeudó por ocho años.

Uciel Ramírez, un residente de Santa Ana quien consiguió que una multa de $900 se la rebajaran a $150, dijo sentirse “feliz y liberado de culpas” y todo gracias a la ley de Amnistía de Multas de Tráfico que entró en vigor el 1 de octubre y que funcionará por 18 meses.

Durante los primeros tres meses de promulgada la ley y de acuerdo con funcionarios de las cortes estatales, más de 58,000 conductores han obtenido reducciones en sus deudas.

“Esa multa por 900 dólares, la tenía desde 2008. Me la dieron por no tener licencia de conducir. Luego empecé a pagarla pero perdí el ‘ticket’ y también me habían puesto mal los apellidos. Mejor dejé de pagarla”, cuenta Ramírez.

Pero cuando se enteró de la nueva ley del senador Bob Hertzberg  firmada por el gobernador Jerry Brown para ayudar a los conductores pobres a pagar sus deudas, recuperar sus licencias suspendidas y tener más oportunidades de empleo, no la pensó dos veces.

“Fui a la Corte en Santa Ana y en diez minutos ya había resuelto todo. Califiqué para el descuento que se les da a las personas de escasos recursos, y sólo tuve que pagar 150 dólares en efectivo”, comenta Ramírez de oficio carrocero.

Si tienes una multa de tráfico sin pagar, podrías beneficiarte de la Amnistía. /Archivo

Reducción de multas

Para conseguir el descuento de entre 50 a 80% en el pago de multas bajo la Ley de Amnistía de Multas, las faltas tienen que haber sido cometidas antes del 1 de enero de 2013. No califican para el programa quienes tienen infracciones por conducir ebrios, de manera imprudente o relacionadas con estacionamiento.

Saldada la deuda, Ramírez de inmediato se fue al Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) a solicitar su licencia bajo la Ley AB60, que las autoriza a los inmigrantes indocumentados de California desde el 1 de enero de 2015.

“Ya pasé todos los exámenes, estoy esperando por correo la licencia y en los días siguientes voy a solicitar la licencia de motociclista”, comentó emocionado.

Al reducir el monto de las infracciones la nueva ley no sólo ha permitido a los inmigrantes indocumentados pagar sus deudas pendientes y obtener su licencia de manejo bajo la Ley AB60, sino que abrió la oportunidad para que miles de residentes de California recuperen el documento tras haberlo perdido, entre 2006 y 2013, por no haber podido pagar sus infracciones.

Las personas interesadas en aprovechar la Amnistía deben a acudir a la corte donde les dieron la infracción de tránsito. Es importante recordar que tienen que hacerlo antes de marzo de 2017 cuando termina la amnistía de infracciones. Una vez liquidado el adeudo, la reinstalación de la licencia cuesta 55 dólares.

El número de vehículos confiscados en los Angeles disminuyó de 28,796 en 2011 a
La amnistía abrió la oportunidad para que miles de residentes de California recuperen el documento tras haberlo perdido, entre 2006 y 2013, por no haber podido pagar sus infracciones. /Archivo

14.8 millones de cartas

Armando Botello, portavoz del DMV dijo que han enviado más de 14.8 millones de cartas en nueve idiomas anunciando el programa de amnistía.

El año pasado, reportaron que alrededor de 612,000 personas tenían suspendidas sus licencias por no presentarse a la corte o no pagar las multas. Las suspensiones de licencias alcanzan los cuatro millones porque hay conductores a quienes se les ha suspendido dos o tres veces.

Theresa Zhen abogada del proyecto de reintegración Una Nueva Manera de Vida (A New Way of Life) dijo a La Opinión antes de que entrara en vigor la ley, que la pérdida de la licencias por no poder pagar era un caso muy común que afectaba sobre todo a las personas que viven de la asistencia pública, los desempleados y discapacitados.