Vuelve la polémica por las mini casas para los desamparados en Los Ángeles

Proponen que la ciudad les dé terrenos para poner este tipo de vivienda que muchos consideran inhumanas pero otros dicen que es mejor que vivir en las calles

Los partidarios de dotar con casas diminutas a los desamparados de Los Ángeles volvieron al ataque y ayer se apostaron en las escalinatas del Ayuntamiento de Los Ángeles para exigir su instalación temporal en terrenos baldíos de la ciudad.

“No queremos que estas casas sean permanentes sino temporales hasta que la Ciudad de Los Ángeles pueda ofrecerles una vivienda permanente. En una conferencia, los concejales dijeron que les va a tomar diez años construirles un techo. Eso es mucho tiempo y necesitamos algo ahorita”, señaló Marisol Viera quien junto con Elvis Summers han sido los arquitectos y diseñadores de las casitas miniaturas para los sin hogar.

Las mini casas de madera miden 6 por 8 pies cuadrados, tienen ruedas y su costo es de 1,200 dólares. Summers y Viera han construido 34 con donaciones que la gente ha hecho en línea, en el sitio Gofundme.com. A la fecha han recolectado 97,025 dólares. Su meta es alcanzar los 100,000 dólares. “Las estamos escondiendo en una iglesia para evitar que la Ciudad nos las quite”, precisa Viera.

Marisol
La hispana Marisol Viera ha ayudado en la construcción de las mini viviendas para los desamparados porque dice que es una opción temporal de vivienda. (Araceli Martínez/La Opinión).

En cuanto aparecen, la Ciudad las remueve, argumentando razones de seguridad.

También se puede incendiar un campamento, y es más inhumano vivir en la calle. Estas casitas los protegen del frío en la noche, y se sienten seguros porque las pueden cerrar”, expone Viera.

Viera explica que la idea de construir las mini viviendas le vino a Summers al ver a una mujer desamparada que dormía frente a su casa.

Anthony Dennis dice que vivió cuatro meses en el Oeste de Los Ángeles en una de estas viviendas miniaturas.

“Sentí que violaron mis derechos constitucionales cuando me la quitaron”, comenta. “Es mejor que dormir en las calles sobre todo cuando llueve. Además te da una sensación de privacidad y esperanza”, dice Dennis quien ha vivido en la vía pública desde hace diez años.

La mini viviendas para los desamparados ha generado una controversia. La Ciudad se opone a su instalación en la vía pública por considerarlas inseguras, inhumanas y nidos de actividad criminal. (suministrada).
La mini viviendas para los desamparados ha generado una controversia. La Ciudad se opone a su instalación en la vía pública por considerarlas inseguras, inhumanas y nidos de actividad criminal. (suministrada).

El concejal Curren Price en cuyo distrito 9, el sur centro, se localiza la segunda población más grande de desamparados de la Ciudad sostiene que se debe tener cuidado con las casitas. “No son seguras. Son inhumanas. Literalmente es como poner a la gente en una caja. Algunos dirán que es mejor que nada. Aún así eso no es una respuesta”, indica.

Price hace ver que en su distrito han hablado con los desamparados para ofrecerles servicios. “Con mucha frecuencia, ellos dicen que no, y quieren estar en esas cajas. Pero no puedes dejarlos ahí. Tenemos que insistir”, remarca.

Deja en claro que no apoya la idea ni siquiera de manera temporal porque no tienen agua ni electricidad.

Tenemos que hacer algo mejor por ello. Sé que es tentador decir, vamos a permitir que se instalen en estas casitas miniaturas mientras les damos algo más, es una sensación falsa de seguridad y de que tienen una vivienda, especialmente cuando tenemos estas cajas en las aceras en frente de las casas de los vecinos. Pero lo vecinos también se quejan de nos les permiten caminar en las aceras, y dejan mucha basura por todas partes”, observa.

Se calcula que sólo en la ciudad de Los Ángeles hay más de 25,000 personas sin hogar, en el todo el condado más de 41,000.

Recientemente el Concejo de Los Ángeles votó por un plan estratégico para ampliar los servicios y acceso a la vivienda a los desamparados y así reducir su número.

Estamos tratando de conseguirles refugios, techo temporal y sé que tenemos un rezago en la construcción de vivienda para ellos”, anota Price.