Serias irregularidades frustraron a muchos votantes en Arizona

Colas de horas, errores en el registro y una reducción de dos tercios en el número de centros de votación en el condado más grande de Arizona, marcaron una elección que dejó a muchos votantes sin poder partipar
Serias irregularidades frustraron a muchos votantes en Arizona
Esta foto aérea muestra una de las muchas largas filas que se registraron en el condado de Maricopa, Arizona, para votar. (Foto tomada de la página de Facebook de la filial local de Fox, Canal 10 de Phoenix)

Cuando los medios declararon ganadores en la primaria de Arizona la noche del martes, todavía quedaban muchas personas por votar, que aún esperaron por horas para hacerlo.

Los últimos votos se depositaron pasada la medianoche, en centros electorales del condado de Maricopa, el más grande del estado, en medio de denuncias ante muchas horas de colas y rechazo a votantes por no aparecer registrados como demócratas.

Inexplicablemente, la Secretaría de Elecciones del Condado de Maricopa, el más grande del estado, reconoció que había reducido la cantidad de centros electorales de 200 que había hace cuatro años a 60, a pesar de que ella misma había pronosticado un aumento en la asistencia a las urnas.

Portavoces de la secretaría indicaron a los medios que la reducción se dio por cuestiones económicas.  “Ahorra mucho dinero”, dijo Elizabeth Bartholomew, directora de comunicaciones de la Secretaría de Elecciones del condado de Maricopa.

La secretaría de estado de Arizona respondió a quejas en su página de Facebook, diciendo que los “secretarios de los condados no esperaban la masiva asistencia” de votantes que se dio el martes y prometió “trabajar con ellos para resolverlo”.

En la mañana del miércoles, el gobernador de Arizona Doug Ducey declaró en un comunicado que lo ocurrido en su estado el día de las primarias presidenciales fue “inaceptable” y propuso soluciones.

“Nuestros funcionarios electorales deben asegurarse de que esto no vuelva a suceder”, dijo Ducey. “Una forma de arreglar las cosas es simplificarlas. Eso significa que los independientes deberían poder votar en las primarias presidenciales, al igual que votan en todas las otras primarias de Arizona”.

Martín Quezada, un senador estatal, respondió al gobernador que los republicanos del senado –compañeros de partido del mandatario- rechazaron un proyecto de ley propuesto por él para hacer exactamente eso, hace unos meses.

“Ni siquiera le dieron una audiencia”, dijo Quezada, quien aseveró que en su distrito, mayoritariamente latino, había solo un centro de votación y en un distrito vecino no había ninguno.  

Aunque los votantes podían escoger cualquier centro para votar, no habían suficientes para todos. 

Un editorial del Arizona Republic  declaró que las elecciones en el condado fueron “un fallo masivo en planeamiento y ejecución” y lo calificó de “atropello”.

Cientos de personas describieron en medios sociales las dificultades que tuvieron para votar, indicando haber esperado por horas, y en algunos casos, usado una papeleta provisional, porque su registro no aparecía o estaban registrados como independientes, a pesar de haber cambiado su declaración en días anteriores.

“Ni siquiera pude estacionarme”, dijo Eileen Pitts Starks, una residente de Mesa, Arizona, en su página de Facebook. “Me hubiera quedado en la línea si hubiera podido encontrar un lugar. ¿Por qué las autoridades decidieron cortar el número de centros en esta elección? Siento que me robaron mi voto”.

“Qué vergüenza, Arizona. Tengo más de una hora esperando y me han dicho que pasaré al menos otra hora para votar en la iglesia memorial presbiteriana”, dijo Melissa Winquist.

Otros reportaron haberse ido sin poder votar debido a que tenían que volver al trabajo o tenían que realizar otras actividades.

Las colas se extendieron hasta entrada la noche:

Partidarios de Bernie Sanders argumentaron en medios sociales que las medidas estaban destinadas a coartar al candidato, quien había dicho que la alta asistencia favorería su candidatura.

El partido demócrata de Arizona está recabando denuncias y dijo que va a pedir una investigación al respecto, pero no ha habido una queja formal de parte de la campaña de Sanders o de Clinton respecto a lo ocurrido.

Muchas personas reportaron también haber recibido una boleta provisional, ya que su centro de votación los tenía como independientes –sin partido- y ellos decían haber cambiado su registro días antes.

En Arizona, las primarias son cerradas, y la campaña de Bernie Sanders, como hacen en todos los estados que lo son, venía haciendo publicidad entre sus seguidores de cambiar su registro a demócrata antes de la fecha límite.

Clinton ganó con amplia ventaja las primarias de Arizona. Los resultados oficiales indican que Clinton aventajó a Sanders por unos 60,000 votos,