Burbujas: Una nación demasiado dividida

La división interna tiene enfrascado a EEUU en luchas políticas que le impide ser ser ahora un ider mundial .
Burbujas: Una nación demasiado dividida

A fines de los “cuarenta”, del siglo pasado, estaba yo en Nueva York siendo entrenado en el Waldorf Astoria para un puesto de dirección en la empresa hotelera Hilton. En esos días hubo un debate político, no recuerdo para que puesto del estado de Nueva York, que vi en la endeble televisión de esos días y me pareció interesante. Los dos participantes presentaban programas completos de lo que pensaban debía hacerse y lo defendían con ferocidad. Yo no estaba acostumbrado a ese tipo de enfrentamientos porque no se usaban en mi México.

Esa misma noche, fui al restaurante “bull&bear” del Waldorf y para mi sorpresa allí estaban los dos contendientes en una de las mesas compartiendo el pan y la sal, los mismos que poco antes habían estado discutiendo acaloradamente. Me pareció que eran amigos, lo que en aquel entonces me hizo admirar que en la democracia americana se favorecía la discusión abierta de puntos antagónicos, pero no había agresiones personales, y se percibía una buena  relación entre los candidatos que se enfrentaban.

De entonces para acá la situación ha cambiado radicalmente. Ahora son más los ataques que los programas, y se trata mas de destruir que de construir. Todo esto me preocupa hondamente porque no sé si sea indicativo de que estamos presenciando la decadencia de la democracia americana y de sus principios de igualdad. Estados Unidos parece estar perdiendo autoridad moral en su liderazgo mundial al estar exhibiendo la disfunción de su sistema político y los conflictos que se están dando en sus procesos electorales.

Es una tristeza ver que la Constitución de los Estados Unidos, elaborada a finales del siglo 18,y que desde entonces garantiza las libertades humanas en todos sentidos, esté siendo dejada a un lado cuando se promueve la discriminación, y se fomenta la división, al punto que se provocan agresiones y disturbios.

Actualmente, hay en este país mucha gente que se siente amenazada por la agresividad del precandidato Donald Trump, quien está provocando protestas masivas, y sus opositores están creciendo tanto internamente como internacionalmente.

Todo esto ocurre mientras el mundo esta convulsionado por los ataques terroristas en Francia, Belgica y otros países. Estados Unidos debería estar actuando como líder entre muchas naciones que quieren acabar con la violencia de esos conflictos, pero su división interna lo tiene enfrascado en luchas políticas.

Desafortunadamente falta mucho tiempo para las elecciones presidenciales y me temo que lo que he visto en las pre-campañas continúe una vez que los partidos elijan a sus candidatos. Lastimeramente es muy probable que quien resulte electo comience su mandato con un país profundamente dividido.

 

 

Twitter: @RCasparius