Joe Maddon y sus Cubs de Chicago son el equipo a vencer

Con su frase: ‘No dejes que la presión sea mayor que la diversión’, el manager cambia la historia de la franquicia

Joe Maddon engloba en una sola frase la filosofía que lo ha convertido en uno de los mánagers más brillantes de las Grandes Ligas.

“No dejes que la presión sea mayor que la diversión”, dijo el piloto de los Cubs de Chicago, un equipo donde es imposible sustraerse a la presión que implica más de un siglo sin ganar una Serie Mundial.

La personalidad relajada y distendida de Maddon ha contagiado a los peloteros de una de las franquicias más amadas por aficionados de todo el país.

“Joe nos deja relajarnos y divertirnos”, afirmó el jardinero central de los Cubs, Dexter Fowler, en una entrevista con el Daily Herald.

“Él evita crear tensiones, él deja que los veteranos del equipo manejen el vestuario y él hace lo suyo en el campo de juego”, explicó el pelotero.

Desde que la temporada pasada tomó el puesto de mánager con los Cubs, Maddon ha impuesto muchas de las estrategias interpersonales que lo llevaron al éxito con los Rays de Tampa Bay.

La campaña anterior, después de un partido en Los Ángeles contra los Dodgers, Maddon organizó un vuelo de regreso a Chicago retando a sus peloteros a usar pijamas que reflejaran su personalidad.

Fue así que los jugadores se vistieron con trajes de dormir que tenían las figuras estampadas de las Tortugas Ninja, Batman y Superman como sus personajes predilectos.

Esta pretemporada, Maddon sorprendió a sus jugadores llevándoles a su campo de entrenamiento a un experto en artes marciales que se prestó a que le rompieran una enorme roca en su abdomen utilizando gigantescos mazos de acero.

En otro movimiento fuera de lo común, Maddon contrató a un mimo para que con sus rutinas se encargara de dirigir los ejercicios de calentamiento del equipo antes de una práctica.

Apenas la semana pasada, Maddon volvió a poner a su equipo en los encabezados de los noticieros deportivos al llevar a sus instalaciones de Arizona un par de oseznos (cubs), que por su apariencia tierna, inocente y juguetona, cautivaron a los integrantes y aficionados del equipo.

Para continuar con su proyecto de crear una atmósfera diferente, el mánager de los Cubs autorizó a sus jugadores a vestirse como más cómodos se sientan para viajar durante la temporada.

“No creo que un traje de cinco mil dólares y una corbata sea lo más cómodo para viajar en avión”, dijo Maddon a USA Today. “Si mis jugadores quieren viajar en shorts y camiseta, eso está bien para mí. La única regla es sentirse cómodo, eso es todo”, apuntó.

Caras nuevas

La filosofía de divertirse más y presionarse menos ya comenzó a pagar dividendos para Maddon.

La temporada pasada, los Cubs rompieron una racha de seis años sin llegar a los playoffs y esta campaña se presentan como el equipo a vencer no sólo en su divisió, también en las Ligas Mayores.

Maddon no solamente tiene la virtud de crear un buen ambiente dentro del equipo sino que también es uno de los cerebros más brillantes en las Grandes Ligas.

Durante el receso invernal, Maddon y el gerente general del equipo, Jed Hoyer, se dieron a la tarea de apuntalar al equipo con la firma tres agentes libres de calidad.

Jason Heyward, procedente de los Cardenales de San Luis, llega a los Chicago para convertirse en una importante adición ofensiva y defensiva.

Ben Zobrist, quien el año pasado ganó la Serie Mundial con los Reales de Kansas City, es ahora el ancla en la segunda base del equipo de Chicago, y John Lackey, proveniente de los Cardenales, vino a fortalecer de sobremanera el cuerpo de pitchers abridores del equipo .

La llegada de Lackey significa que los enemigos de los Cubs tendrán que enfrentar a tres lanzadores de alto calibre en fila.

Con Jake Arrieta, ganador del Cy Young de la Liga Nacional la temporada pasada como su as, y Jon Lester como el número dos de la rotación, Chicago tiene las armas para igualar o rebasar los 97 triunfos que tuvo el año pasado.

Los Cubs también cuentan en sus filas con el Novato del Año de la campaña pasada en la Liga Nacional, Kris Bryant.

Las expectativas que rodean a los Cubs son grandes en una división donde los Cardenales de San Luis y Piratas de Pittsburgh, se asoman como los equipos que van a pelear el título.

“Tenemos un objetivo muy claro y ese es hacer algo mucho más importante de lo que logramos la temporada pasada”, dijo Maddon.

“Quiero que continuemos con el proceso de crecimiento que iniciamos hace un año”, apuntó el mánager de 62 años de edad, quien entiende el compromiso de hacer que su equipo gane una Serie Mundial, algo que no sucede desde 1908.

“Entiendo las expectativas y la presión que hay sobre nosotros, pero para mí, expectación y presión son palabras que me motivan porque quiere decir que estamos en camino de conseguir algo grande”, apuntó el manager de unos Cubs que no disputan una Serie Mundial desde 1945.