El trabajo de esta mujer es cazar piojos… sin químicos

Especialmente en los climas calurosos, las infecciones por piojos son numerosas

Esta mujer brasileña no usa ningún tipo de champú o insecticida para liberar a sus clientes de esos insectos. Todo lo que necesita es algodón, alcohol y un par de horas husmeando en la cabeza de quien la contrata.

Todo comenzó como una necesidad con sus propias hijas, y ahora la brasileña Anna vive de quitar piojos.

Los casos de pediculosis son muy frecuentes en el mundo, al punto que se registran unos 25 millones de infecciones de piojos en el mundo cada año.