El cambio climático está desplazando el eje de rotación del planeta

Científicos de la NASA detectaron una "modificación dramática" que está desplazando el Polo Norte hacia Inglaterra, tras un análisis de 115 años

El cambio climático está afectándolo todo. Ahora incluso está desplazando el eje de rotación del planeta.

Esto se debe al derretimiento de los hielos polares y cambios en el agua almacenada en la tierra (toda el agua menos la de los océanos), aseguran científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en su más reciente estudio publicado en la revista Science Advances.

“Hemos demostrado que los fenómenos causados por cambio climático son el motor de los movimientos del eje del planeta”, incide Surendra Adhikari, autor principal del estudio.

El experto detalla: la Tierra gira de Este a Oeste todos los días sobre un eje que va de polo a polo. Es así como existe el día y la noche.

A medida que la masa en la superficie terrestre sufre modificaciones, como el deshielo, este eje va cambiando un poco de posición.

Es decir, el eje que atraviesa el planeta por los polos, alrededor del cual el globo gira sobre sí mismo, se desplaza unas pulgadas cada año.

Esto no significa que la inclinación del planeta cambie, sino la ubicación del eje sobre el cual gira, aclara.

¿Cómo lo saben?

Existen registros detallados de este desplazamiento del eje desde 1899, aproximadamente 115 años. Se conoce que a lo largo del siglo veinte ha sucedido de forma continua, desplazándose unas 3 a 4 pulgadas por año en dirección del polo hacia Canadá. Esto en sí no ha alarmado a nadie porque es la tendencia histórica. Si bien no se conocía con certeza la causa de este cambio, la comunidad científica se lo atribuía, hasta ahora, a la pérdida de las grandes placas de hielo en Groenlandia y Antártida.

Lo que ahora sí encuentran alarmante es lo que este equipo del JPL-NASA ha notado: el desplazamiento del eje de rotación se ha modificado dramáticamente desde aproximadamente el año 2000.

Ahora no solo se desplaza en otra dirección, 75 grados más hacia el este (es decir el eje queda cada año un poco más hacia el Reino Unido), sino que también se mueve a un ritmo más rápido: a 7 a 8 pulgadas por año. Es decir, aunque a paso lento, el Polo Norte se va acercando a Inglaterra.

“En los registros de todos estos últimos 115 años de desplazamiento polar, este es el único gran cambio de su dirección”, explica Adhikari.

El equipo de científicos analizó los llamados datos gravimétricos satelitales de los años 2003 a 2015 y constataron, por primera vez, que el cambio acentuado en estos últimos años, se debe también a cambios en el almacenamiento de agua terrestre, es decir, el agua sobre los continentes, como aquella en ríos, lagos, nieve, y presente de forma subterránea, que se encuentran sobre la tierra.

“No hay necesidad de preocuparse por este cambio polar en el futuro cercano. Pero, en cambio, las medidas precisas de este desplazamiento ayuda a que los científicos en el futuro modelen el cambio climático de forma más acertada”, explica el autor.

“Aunque los efectos de este cambio no se noten en nuestras vidas cotidianas -porque son paulatinos y no bruscos- , deben tomarse en cuenta para obtener resultados correctos de coordenadas de GPS, observatorios y para los satélites que observan la tierra, donde la precisición es crucial”, aclara el científico.

Adhikari nos explica que estos registros contienen información invaluable sobre los cambios climáticos pasados. “Recomendamos que la información sea utilizada para restringir los modelos de cambios climáticos del pasado, lo cual tendrá ramificaciones importantes para cambios futuros en el clima”, concluye.