Una normativa del siglo XXI para trabajar con polvo de sílice

El departamento de Trabajo quiere reducir la exposición de este mineral frecuente en la construcción

Hace 80 años se identificó el polvo de sílice como un peligro con consecuencias fatales en muchos casos y desde el departamento de Trabajo se pidió a los empleadores que protegieran a los trabajadores de la construcción, la minería y en las fábricas de este veneno para los pulmones. Desde entonces, los estándares de seguridad en el trabajo para esta amenaza a la salud han estado anclados en normas de hace 50 años. Hasta ahora.

El jueves, el departamento de Trabajo dio a conocer una actualización de la norma sobre esposición a la sílice cristalina respirable. El objetivo de esta regulación de seguridad en el trabajo del siglo XXI, según el comunicado de este departamento, es reducir la exposición a este polvo cristalino y “salvar más de 600 vidas al año y prevenir más de 900 nuevos casos de silicosis, una enfermedad progresiva e incurable, cada año”. El polvo del silicio es causante de silicosis, cicatrices en el tejido pulmonar, cáncer y otras enfermedades pulmonares además de elevar el riesgo de contraer tuberculosis.

Además de reducir los índices de enfermedad esto permitirá unos beneficios por ahorros de costos de cerca de $7,700 millones anuales.

El doctor David Michaels, subsecretario de la Administración de Seguridad y Sanidad Ocupacional, explicaba el jueves que la protección a los trabajadores “permitirá una implementación factible y económica”.

¿Cómo?

  • Se reduce el límite de exposición permitido para la sílice cristalina a 50 microgramos por metro cúbico de aire promediado para un turno de ocho horas.
  • Se obligará a los empleadores a usar controles de ingeniería (agua o ventilación) y prácticas de trabajo que limiten la exposición de los trabajadores. Es un mandato proteger el sistema respiratorio cuando los controles no permitan limitar la exposición al nivel permitido y limitar el acceso a las áreas de exposición elevada.
  • Se debe capacitar a los trabajadores y proveer exámenes médicos a los que tengan un nivel elevado de exposición.
  • Será obligatoria una mayor certeza y una facilidad de cumplimiento a los empleadores de la construcción (incluidas las pequeñas empresas) a través de una tabla de controles específicos que pueden seguir para cumplir con la norma sin tener que monitorear la exposición.

La normativa entrará en vigor de froma escalonada para que las empresas tengan el tiempo para cumplic con los requisitos y hacer las instalaciones y controles de ingeniería necesarios. Los empleadores de la construcción tienen hasta el 23 de junio de 2017 para cumplr con la mayoría de los requisitos. En la industria en general  marítima hasta un año más tarde.

Para Richard Trumka, presidente de la Confederación Sindical AFL-CIO, estas nuevas regulaciones son “las más trascendentales que OSHA ha emitido en décadas”.

Un avance silencioso

La sílice puede estar presente en ciertos tipos de rocas y arena lo que convierte a algunos materiales de construcción como fuente de exposición a su polvo. los techos de tejas, albañilería (mansonería) y hormigón pueden ser problemáticos.

Como lo es el hecho de que en general los enfermos no se suelen dar cuenta rápidamente de su padecimiento. Aunque las exposiciones más altas provocan problemas y síntomas rápidamente, en general, al principio, puede ser que no se detencten síntomas de enfermedad que emergen más tarde como falta de aliento, cansancio, tos fuerte y dolor en el pecho.