¿Por qué los Trump y otros famosos recibieron estos condones?

Durante varias semanas, una organización envió una buena cantidad de preservativos marca "Huntsman" con un objetivo. Hoy se reveló el secreto
¿Por qué los Trump y otros famosos recibieron estos condones?
Los condones Huntsman causaron furor.
Foto: Captura de YouTube

JOHANNESBURGO, Sudáfrica – El grupo conservacionista PETA repartió condones masivamente entre los aficionados a la caza deportiva de todo el mundo, sin que supieran que provenían de esa organización ecologista.

Entre quienes recibieron los preservativos se encuentran famosos como Donald Trump Jr. y su hermano Eric, para “animar a los cazadores a que no se reproduzcan”, informó la ONG.

La caza pasa de generación en generación. El mundo no puede permitirse otra generación de cazadores“, advierte un video que forma parte de la campaña que PETA hizo llegar, por correo y en persona durante ferias internacionales de cazadores, preservativos de la marca “Huntsman”, sin anunciar quién estaba detrás de la iniciativa.

El secreto ha sido desvelado en Sudáfrica, que es, junto a otros países del sur de África, uno de los destinos más populares para los cazadores que pagan por matar elefantes, leones y otros animales que después se llevan a sus países como trofeos.

Los preservativos -cuya funda tiene un estampado de camuflaje decorada con un objetivo de rifle- causaron furor entre muchos cazadores e incluso fueron alabados por algunos medios de comunicación especializados.

A través de internet, multitud de cazadores reservaron a una empresa fantasma estadounidense su condón “Huntsman“, antes de una salida a la venta que nunca iba a producirse.

Un trabajado video en la web promociona el preservativo como parte del equipamiento de los cazadores para garantizar su seguridad.

Las botas, las chaquetas, el camuflaje y ahora el preservativo. “Caza segura, sexo seguro”, proclama una voz entre imágenes de cazadores en el monte.

“Los padres que abaten animales salvajes y cuelgan sus cabezas de las paredes pueden transmitir su psicopatológica sed de sangre a sus hijos“, ha declarado la fundadora de PETA, Ingrid Newkirk.