En México los maestros hacen paro, y ahora los estudiantes se defienden

El desdén de los profesores a los niños es tal que en la mayoría de sus ausencias, las familias se enteran a través de los medios de comunicación
En México los maestros hacen paro, y ahora los estudiantes se defienden
Escuela cerrada en Oaxaca.
Foto: Twitter

MÉXICO.- Los padres de familia de Oaxaca aceptan sin mayor protesta que no haya clases en la escuela pública de sus hijos por situaciones que desconocen a detalle, pero que dan por hecho: los maestros andan en alguna manifestación pública, una marcha, un plantón, en contra de ser evaluados o algún otro asunto político. Hasta ahora.

“Hartos” de esta situación, tres padres como representantes legales del mismo número de niños en la capital de Oaxaca y San Pablo Etla se “ampararon” ante los tribunales de justicia.

Porque el desdén de los profesores a los niños es tal que en la mayoría de sus ausencias, las familias se enteran a través de los medios de comunicación (como ocurrió con el paro anunciado para el próximo 15 de mayo) y, en el mejor de los casos, por notas que los profesores dictan a los niños para que tomen notas en su libreta o en un comunicado impreso. Y para el regreso a clases es lo mismo.

Así ocurrió durante un mes y medio del ciclo escolar 2014-2015 cuando la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) suspendió clases en Oaxaca durante 25 de los 200 días hábiles en que los estudiantes debieron recibir sus lecciones de español, matemáticas, geografía, ciencias naturales, sociales… mientras los docentes estaban en paro.

El amparo es un recurso legal en contra de la violación de los derechos humanos y, para lograrlo, fueron apoyados por la organización civil Mexicanos Primero que anunció sus primeras victorias con las sentencias en dos casos.

María Teresa Aguilar, directora de asuntos jurídicos de Mexicanos Primero, explicó que aunque la sentencia aún no es definitiva, a partir de ahora “Se abre una nueva avenida legal para que los padres de familia, no nada más de Oaxaca, sino de toda la República, puedan defender el derecho de sus hijos a tener un servicio educativo de calidad”.

Para estos casos,  la Secretaría de Hacienda y la Tesorería de la Federación tienen la obligación de aplicar el Artículo 76 de la Ley General del Servicio Profesional Docente que establece que “para garantizar la continuidad en el servicio educativo el personal docente, los directores y supervisores que falten por más de tres días consecutivos o discontinuos en un periodo deberán ser cesados”.