Este transexual temía perder los pezones al cambiar de sexo, y esto pasó (fotos)

Romario Wanliss comparte la experiencia de su primera cirugía para crearle un pecho masculino
Este transexual temía perder los pezones al cambiar de sexo, y esto pasó (fotos)
Romario Wanliss nació mujer.
Foto: BBC

“Podría perder mis pezones, las cicatrices podrían no cicatrizar bien, lo que me deprimiría al tener un pecho irreconocible. Ese es mi mayor miedo”.

Este es el testimonio de Romario Wanliss, un transexual de origen jamaiquino, antes de someterse a su primera operación relacionada con cambio de sexo. La operación consistía en extirpar los senos de Wanliss, quien nació mujer, para crear un pecho masculino.

Wanliss compartió con la BBC un diario de su experiencia, que califica de crucial.

“Es importante para mi someterme a esta operación, porque, estéticamente, creo que va a ayudar en mi autoconfianza”, dice.

“Es la oportunidad de sentirme un hombre común”.

Para Romario la operación era muy importante estéticamente.

“¡Seré capaz de llevar una camisa! Mi sueño siempre ha sido el de vestir una camisa tradicional africana estampada que se deslice por mi pecho de forma recta”, añade.

“En serio, esta operación es un momento crucial en la vida de un transexual porque tendrá la oportunidad de sentirme como un hombre corriente. Por ejemplo, si quiero ir a un vestuario a cambiarme la parte de arriba, no tendré que ocultar los pechos”.

Miedos

Pero la ilusión de tener el físico de un hombre va acompañado con temores. Por ejemplo, el miedo a perder los pezones es algo que Wanliss siente que “persiste” en su subconsciente.

La mayor preocupación de Romario es que los pezones no estuvieran equilibrados.

“(Me pregunto) cómo va a ser mi aspecto tras la operación y si voy a ser feliz con el resultado”, explica. “Someterme a la operación no es una cuestión de validez, en términos de si la gente me va a considerar un hombre. Si soy honesto, la cirugía para mi es algo más estético. Es una cuestión de vanidad”.

Éxito

Diez días después de la operación, Wanliss pudo ver su nuevo pecho por primera vez.

El momento de la retirada de punto fue doloroso.

“Mi mayor preocupación es que mis pezones no estén a la misma altura”, dice. Pero esa preocupación pasó a segundo plano después de que el médico le quitara los puntos. “Me siento traumatizado. Todo parece tan grotesco“, señala.

Pero como ocurre cuando se realizan operaciones quirúrgicas, el aspecto mejoró despues de unos días.

A las dos semanas de la cirugía Romario le cuenta a la BBC cómo se siente al ponerse por primera vez su camisa favorita. “Siempre quise que esta camisa me quedara perfecta. Ahora se ve tan diferente”.

Romario Wanliss
Romario está completamente feliz con el resultado.