El Niño no logró aliviar la sequía en el sur de California

¿Se va El Niño y llega La Niña al sur de California?
El Niño no logró aliviar la sequía en el sur de California
El sector agrícola aún se niega a acoplarse con las medidas restrictivas en California.
Foto: Archivo / La Opinión

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS) ha confirmado que el fenómeno climatológico El Niño no alcanzó el impacto que habían pronosticado ya que las lluvias que generó el esperado sistema no fueron suficientes para aliviar los efectos de la sequía en el sur de California.

El pasado otoño los científicos habían previsto una temporada invernal con fuertes tormentas—especialmente para las regiones al sur del estado—y además anticipaban que la precipitación se extendiera durante los primeros seis meses de 2016.

Sin embargo, los nuevos datos de NWS afirman que El Niño tuvo su más pronunciado efecto en el norte de California, donde el fenómeno alzó los niveles de nieve en las montañas de la Sierra Nevada y asimismo ayudó a rellenar las represas de agua que habían visto disminuciones a causa de la sequía.

reservoir california

En el sur de California, los niveles de precipitación continúan por debajo de los promedios anuales y en la ciudad de Los Ángeles las cifras solo llegan a un 58% de la taza general.

¿Se va El Niño y llega La Niña al sur de California?

Esta semana el centro de predicciones de clima de NWS también presentó su análisis sobre los más recientes datos del clima en el Océano Pacífico. La organización señaló que han registrado un desplome en las temperaturas de las aguas del Pacífico. Este descenso, según los científicos, podría agilizar el fin del Niño en California durante la primavera o al inicio del verano.

//platform.twitter.com/widgets.js

Además, la presencia de aguas frías en la región, podría indicar el arribo de “La Niña”, un fenómeno climatológico marcado por la falta de lluvia y condiciones áridas.

Aunque NWS no precisó detalles sobre el posible poder de la Niña, sí indicó que el fenómeno podría hacerse sentir a finales del verano 2016 y con máximo impacto en el sur de California.