Cómo arriesgar la vida por una foto de Instagram

Sentir el vértigo que sólo provoca el vacío a una gran altura parece ser un hobbie entre los usuarios de esta red social
Cómo arriesgar la vida por una foto de Instagram
Foto: Instagram Pedra da Gavea

¿Vale la pena colgarse a 842 metros de altura para tomarse una foto para Instagram? A juzgar por la cantidad de fotos de turistas en este acantilado, la respuesta es sí.

Pedra da Gávea es una enorme roca situada en la Floresta da Tijuca, en Rio de Janeiro. Su punto más alto se encuentra a 842 metros sobre el mar, por lo que es un estupendo mirador para disfrutar la vista panorámica de la hermosa ciudad brasileña.

Aunque no se han reportado muertes desde la cima de la piedra (todavía), sí se han registrado accidentes terribles durante la escalada hacia la cima o al brincar de una piedra a otra. La vista es tan hermosa desde este punto que se presta para posar desafiando al vacío.

Sin embargo, no es el único punto donde los más intrépidos arriesgan sus vidas para impresionar a los usuarios de Instagram con una foto memorable. Un ejemplo es Ivan Kuznetsov, que se caracteriza por colocar fotos en la cima de edificios de alturas indescriptibles.

Esta otra foto hizo tristemente célebre al joven Andrey Retrovsky, de 17 años, quien murió al caer desde un edificio de 9 pisos.

Pero volvamos al principio: las fotos pueden lucir espectaculares, intrépidas y hasta provocar vértigo. La pregunta es: ¿vale la pena?