‘Mindfulness’ o la magia de vivir en el presente

Aprende a disminuir el lamento por el pasado o la ansiedad por el futuro a través del “mindfulness”
‘Mindfulness’ o la magia de vivir en el presente
Es importante dirigir la atención y el empeño hacia aquello que se tiene la capacidad de moldear.
Foto: Shutterstock

Muchos de los grandes eventos de la vida están fuera de tu control. Dónde naces, en qué núcleo familiar te desarrollas y cuáles son los recursos económicos en ese entorno, son apenas algunos ejemplos de cómo, a menudo, estás muy lejos de decidir acerca de aquello que te marca.

Entender que la suerte o el destino son factores importantes de la historia individual ayuda a dirigir la atención y el empeño hacia aquello que sí tienes la capacidad de moldear. Y esta es una forma de resilencia que, aunque parezca muy difícil, es posible desarrollar o potenciar.

Así lo afirma la doctora Anjali Bhagra, profesora asociada de la Escuela de Medicina de Mayo Clinic y experta en manejo de estrés y resiliencia, quien comparte su experiencia aplicando la técnica de “mindfulness” a la salud paliativa y preventiva.

Es importante conquistar este desafío porque cuando permites que el estrés te domine abres la puerta a muchos malestares, e incluso, problemas de salud. Por ejemplo, la evidencia científica revela que la ocurrencia de diabetes es 50% más alta en personas que sufren de estrés constante que en aquellos que solo lo padecen ocasionalmente o no tienen estrés, explicó la doctora.

Bhagra define el estrés como una falta de balance entre lo que tenemos (o pensamos que tenemos que hacer) y los recursos con los cuales contamos para hacerlo. Tener mucho estrés, sostuvo, nos lleva a sentirnos pequeñitos ante una montaña gigante. A menudo, asociamos esta tensión a emociones negativas. Sin embargo, el estrés, como cualquier otra emoción, es parte de la vida e incluso, lo necesitamos en pequeñas dosis.

“Tenemos que aprender a interactuar con el estrés para que no se convierta en una amenaza”, indica la doctora.

Aceptar que no tenemos capacidad de decidir cada detalle de lo que nos pasa es vital para lograr una relación productiva entre tensión y desempeño. Un ejemplo clásico es encontrarte un tapón que te impide llegar temprano a la oficina y permitir que el día se empañe por eso o te lleve a reaccionar desproporcionadamente con tu familia o colegas. La realidad es que nada resuelves desquitándote con otros. El tapón seguirá donde mismo está, mientras tu presión arterial se eleva como lava en un volcán.

Bhagra llamó la atención al hecho de que gran parte del tiempo, las consecuencias del estrés llegan cuando mantienes la mente demasiado ocupada en el pasado o el futuro. Y esto es como caminar por una vereda llena de agujeros negros en los cuales podemos caer frecuentemente.

Uno de los propósitos del “mindfulness” es minimizar el dejarse absorber por esos agujeros y disfrutar más de las experiencias a medida que acontecen, porque sólo así se disfrutan con mayor plenitud. Esto no significa que hay dejar de planificar u olvidar las experiencias anteriores, sino aprender a funcionar sin tanta presión por lo que aconteció o lo que pasará.

En una compañía que inscribió a 50 de sus empleados con diabetes en un programa de “mindfulness”, en conjunto a la atención de una nutricionista  y una “coach” de salud, el 85% redujo el azúcar en la sangre, 51% bajó los niveles de colesterol y el 60% su índice de masa corporal.

Otras empresas que han utilizado “mindfulness” para aumentar el bienestar entre sus empleados son Google e Intel, además de numerosas escuelas en Europa y Estados Unidos.

En su experiencia trabajando con pacientes, Bhagra a menudo tiene que responder que enfocarse en el presente no es algo que puede lograrse con una pastilla. Se trata de un ejercicio de voluntad diario, que como todo nuevo hábito requiere práctica y consistencia.

– Camile Roldán Soto