Hispano vive pesadilla: lo libera ICE, pero lo arresta el Sheriff

Guillermo Hernandez fue detenido por el Sheriff del condado de Indio por no presentarse a una audiencia mientras estaba detenido por ICE

Guía de Regalos

Hispano vive pesadilla: lo libera ICE, pero lo arresta el Sheriff
Tom Swan y Guillermo Hernández, quien se encuentra detenido, se casaron en el Centro de Detención Regional Imperial en Calexico, dando paso así a la celebración de la primera boda gay en custodia.
Foto: Suministrada

Cuando Guillermo Hernández, un hispano bajo custodia en el centro de detención del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) en Calexico salió en libertad tras el pago de una fianza el jueves pasado, los agentes del Sheriff del condado de Imperial ya lo esperaban para arrestarlo.

Su delito fue no haberse presentado a una audiencia en la corte de Indio mientras se encontraba bajo el resguardo de ICE.

“Es muy injusto que lo hayan arrestado y llevado a una cárcel del sheriff porque ellos saben que no se presentó a una audiencia en la corte por estar detenido por ICE”, dijo la abogada Laura Polstein del Centro Legal La Raza de Oakland, California, quien logró que le dieran una fianza de $1,500 dólares a Hernández para que saliera y peleara en libertad su permanencia en el país.

“Inicialmente fue detenido por el sheriff de Imperial y luego fue entregado al Sheriff de Riverside”, explicó Polstein.   

Sus problemas con la ley

De 21 años años de edad, Hernández tenía un delito de ingresar ilegalmente en propiedad ajena por haber entrado a un casino en Palm Springs siendo menor de edad, en diciembre pasado.

Debido a su estatus de indocumentado, el 25 de enero cuando salía de una audiencia en la corte de Indio por ese delito, fue arrestado por agentes de Inmigración en el elevador del mismo edificio, y llevado al Centro de Detención de ICE en Calexico.

El 9 de febrero, cuando se encontraba bajo custodia federal, el juez de la Corte Superior de Riverside, James Hawkins, emitió una orden de arresto contra Hernández por no aparecer en la siguiente audiencia. Días después, los agentes del sheriff comenzaron a tocarle la puerta de su casa. Sólo que no estaba ahí para responder.

A finales de febrero pasado, Hernández provocó titulares nacionales e internacionales al casarse con el veterano de las fuerzas armadas Tom Swann en el Centro de Detención de ICE en Calexico. Su boda fue la primera del mismo sexo que se efectuó en detención migratoria en Estados Unidos.

FOTO 1 adelanto california

Swann, de 58 años, denunció a los medios que durante los más de 80 días que estuvo Hernández bajo custodia, entre el 13 de enero y el 5 de abril, un total de 17 agentes del sheriff de Riverside catearon su tráiler cinco veces en busca del muchacho. En cada cateo, recuerda, les dijo que su prometido y después marido, estaba bajo arresto de ICE.

“Pero no les importó, siguieron yendo como si nada. Todo se trata de una venganza contra mi familia. Parece que la cobertura mediática ha molestado. Ellos no quieren que mi esposo se rehabilite. Quieren que pase el resto de su vida en la cárcel”, dijo Swann.

Armando Muñoz, el portavoz del sheriff de Riverside, dijo a La Opinión que ellos no podían saber si estaba en custodia de ICE y cuándo salía, por eso seguían en su búsqueda.

“Puede ser que hayan sido cinco veces las que fueron a ejecutar la orden de arresto, pero debo decir que no eran los mismos agentes los que iban a buscarlo”, indicó.

La abogada defensora de Hernández, Rachael Alcorn, dijo al periódico Desert Sun que ella le explicó al juez Hawkings que no podía presentarse a Corte porque estaba detenido en Calexico por un caso de deportación previa.

“El juez no puede invalidar la orden de detención sin la presencia de Hernández por eso le pedí que la detuviera porque sabíamos donde estaba y porque no llegaba a las audiencias”, explicó.

Agregó que ayer le fijaron a Hernández una fianza de $55,000 dólares en la corte de Riverside para dejarlo salir libre. El tendría que pagar $5,500 dólares (el 10% del monto), lo cual no tiene su familia. A diferencia de las fianzas de Inmigración, que se regresan una vez que se resuelve el caso o se da una deportación, las fianzas por casos criminales no son devueltas.

“Ha sido realmente una pesadilla burocrática todo lo que ha vivido Guillermo. Es fruto de un enredo entre las agencias locales y el ICE. Lamentamos todo lo que él y su familia han sufrido”, dijo Jon Rodney del Centro de Políticas para los Inmigrantes de California (The California Immigrant Policy).