Es sexo, aunque sea oral

La mala información sobre las formas de transmisión de las enfermedades venéreas es un gran problema entre adolescentes
Es sexo, aunque sea oral
Sexo trampolín.
Foto: Shutterstock

Una encuesta nacional realizada por la Asociación Americana de Salud Sexual (durante los años 2006-2008) encontró que más del 45% de los adolescentes entre las edades de 15 a 19 años tiene sexo oral con su pareja.

Asimismo, se estima que anualmente uno de cada cuatro adolescentes en Estados Unidos contrae una enfermedad de transmisión sexual (STD). También se sabe que de los casi 3 millones de nuevos casos de clamidia que anualmente se tienen en el país, un gran porcentaje lo suman los adolescentes y jóvenes adultos.

A la Dra. Daisy Dodd, vinculada a Kaiser Permanente en Anaheim, no le sorprenden estas cifras porque en su consultorio atiende estos casos con frecuencia y ha encontrado que un gran porcentaje de los chicos se contagian de las STD’s a través del sexo oral por el mito que tienen sobre éste: el sexo oral no es sexo porque no se tiene penetración.

“En mi consulta me encuentro con chicos y chicas que cuando les pregunto [con el consentimiento de los padres] si son activos sexualmente, me responden que ‘no’. Pero cuando les pregunto si ponen o han puesto su boca o lengua en los genitales [vagina, pene u ano] de su noviecita o noviecito o cualquier otra persona que han tenido el llamado sexo casual, me responden que ‘sí’”, observa la pediatra, especializada en enfermedades infecciosas.

Los padres vienen a enterarse que sus hijos adolescentes son activos sexualmente cuando éstos se contagian de alguna enfermedad venérea.
Los padres vienen a enterarse que sus hijos adolescentes son activos sexualmente cuando éstos se contagian de alguna enfermedad venérea. /Shutterstock

Mitos, mitos y más mitos

Fuera de esta errada percepción, los chicos tienen también la creencia de que con el sexo oral no se trasmiten las enfermedades venéreas y, por eso, lo hacen sin protección.

“Este mito pone a la juventud en una situación muy vulnerable ante las STD’s”, advierte la galena. “Pero tienen que entender que cualquier enfermedad que se adquiere por medio de la penetración vaginal o anal, también se adquiere por medio del sexo oral. Lo único que no ocurre con esta práctica es el embarazo”.

Además de contagiarse de enfermedades como la clamidia, la gonorrea y la sífilis con la practica del sexo oral inseguro, corren el riesgo de contraer el virus del papiloma humano que ha sido vinculado por muchas investigaciones médicas con los casos de cáncer en la lengua, boca y garganta.

No hay forma de protegerse

El mito de que no hay maneras de protegerse contra las STD cuando se tiene sexo oral es otro factor que contribuye al alto índice de las enfermedades venéreas en los adolescentes.

“Muchos desconocen que tienen que usar condones para tener un sexo seguro en todos los tipos del sexo oral”, apunta la Dra. Dodd. “Y algunos lo saben pero se niegan a usarlos  porque dicen que no sienten lo mismo [que cuando lo hacen sin protección]. Por eso vemos todas las enfermedades e infecciones de transmisión sexual en los jóvenes, siendo la clamidia la más común”.

Tanto para la felación (contacto oral con el pene) como para la cunnilingus (contacto oral con el clítoris, vulva o vagina) y el anilingus (contacto oral con el ano) hay condones en el mercado.

“Los condones para el pene están disponibles por todas partes. Y de no encontrar condones para la lengua se puede crear uno usando un guante de látex”, acentúa la galena. “Tantos los adultos como los chicos tienen que usar el condón, aún con sus parejas estables, porque una nunca sabe”.

El condón se debe usar en el sexo oral y cualquier otro tipo de práctica.
El condón se debe usar en el sexo oral y cualquier otro tipo de práctica. /Shutterstock

Realidades del sexo oral y las STD’s

  • Datos recientes de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) muestran que cada año hay 19,7 millones de nuevas infecciones de transmisión sexual en Estados Unidos.
  • Los datos de la CDC también señalan que la población de mayor riesgo de contagio de las STD’s incluye a jóvenes entre las edades de 15 y 24 años, personas gay y bisexuales.
  • Más del 80% de los adolescentes y jóvenes adultos sexualmente activos, entre las edades de 15 a 44 años, reportaron haber tenido sexo oral al menos una vez con una pareja del sexo opuesto, en una encuesta nacional realizada por la Asociación Americana de Salud Sexual.
  • Cada año, uno de cada cuatro adolescentes contrae una STD, según dice el Instituto Alan Guttmacher.
  • Cada año, hay casi 3 millones de nuevos casos de clamidia en el país y muchos de los afectados son adolescentes y adultos jóvenes.
  • Una de cada dos personas sexualmente activas contraerá una STD a los 25 años.
  • Los adolescentes y jóvenes adultos los utilizan con mucha frecuencia por temor al embarazo y porque se pueden practicar fácilmente en cualquier lugar.
  • Prevención

    Para evitar las enfermedades o infecciones de transmisión sexual, la Dra. Daisy Dodd recomienda:

    • Usar siempre preservativos o condones en cualquier juego o acto sexual.
    • De ser un adolescente o adulto sexualmente activo, hacerse periódicamente los exámenes de detección de las enfermedades de transmisión sexual, ya que en las mujeres éstas no son tan visibles como en los hombres.
    • Para educar a los adolescentes sobre el sexo y las STD, la Dra. Dodd aconseja que los padres hablen de sexo con sus hijos desde temprana edad, llamando a cada órgano reproductivo por su nombre. “Si les da vergüenza hablar de sexo y sexualidad con los chicos pueden pedirle a su pediatra que lo haga o pueden comprar uno de los tantos buenos libros que hoy en día se han editado sobre estos temas”, indica la galena.
    • Evitar la práctica del sexo casual a toda costa.