¿Qué le pasa a la policía mexicana? (VIDEOS)

Selfies, topless, relaciones sexuales en horas de servicio han puesto en aprietos a oficiales mexicanos

MÉXICO – La mala imagen que la policía tiene en el país –donde siete de cada 10 mexicanos considera “nada” efectivo su desempeño- no tiene su mejor contrapeso en las redes sociales: en fechas recientes un puñado de oficiales captados infraganti en actos sexuales, ilícitos, bochornosos o indecentes echaron leña al fuego a la baja reputación de las corporaciones.

Y aunque sus superiores tomaron acciones en contra de estas conductas habrá que esperar a las próximas encuestas para medir el impacto social más allá de la fama como ocurrió con la policía Nidia García, de Nuevo León quien posó en topless y ahora trabaja en un club nocturno.

1. Sexo y orden

La mujer se acercó a la patrulla vestida de minifalda y blusa entallada para seducir en pleno horario de labores al policía del municipio de Mérida, Yucatán, David Raymundo Vázquez quien después de un corto flirteo, llevó su arma a la parte delantera y regreso para el encuentro sexual que fue videograbado por una persona anónima que posteriormente lo difundió en internet.

Posteriormente el oficial fue dado de baja en una ceremonia con trompetas y tambores, donde se le quitó la placa por “actos inmorales”. De acuerdo con los medios de comunicación local, el director del sector sur de la capital yucateca también fue despedido por no estar “atento a su personal” y por encubrimiento.

2. El policía y la edecán fugitiva

La edecán disfrutó tanto el momento en que actuaba para la cámara como si fuera realmente esposada frente al estadio de béisbol Hermanos Serdán, en Puebla, que no se contuvo para publicarlo en la red social Facebook sin pesar que perjudicaría al policía que se prestó para el juego.

“Se busca edecán fugitiva”, escribió como pie de foto Barbie Haro, la edecán del equipo Pericos; unos días después, el oficial fue despedido y ella apareció en la portada de una de las revistas de mayor circulación del país.

edecan-fugitiva23

3. Fama mata multa

Alejandra Guzmán circulaba por las calles de la Ciudad de México con una camioneta de vidrios polarizados a pesar de que oscurecer los cristales está prohibido para todos los ciudadanos de la capital mexicana. Al percatarse de la situación unos policías la detuvieron pero al darse cuenta que era la famosa cantante la dejaron ir a cambio de una selfie.

La versión que rodó y rodó por las redes sociales aún no se confirma más allá de la foto donde se mira a un sonriente uniformado posar para la cámara. La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) prometió indagar sobre los hechos porque, afirmaron, en la CDMX “se aplica la ley sin excepción”.

Alejandra Guzmán se toma fotos con policías de la CDMX.
Alejandra Guzmán se toma fotos con policías de la CDMX.

4. Seguridad y drogas

Edgar Romero,  policía del municipio de Ecatepec, el más poblado de México, visitó en horas de descanso el bar Los Caporales de San Francisco Xalostoc y, vestido de civil, se drogó con cocaína en el baño para festín de sus compañeros de corporación que lo acompañaban y de la persona que la videograbó.

Romero fue identificado por sus superiores debido a que llegó al lugar a bordo de una patrulla y porque su rostro se ve en primer plano de la filmación; el resto no fue posible revelar su identidad.

5.  El uniformado suicida

Otro sancionado aunque temporalmente fue el policía de vigilancia interbancaria Héctor Ramos, quien se tomó una selfie con una pistola apuntado a la sien y aparentemente sin darse cuenta de que alguien más lo estaba observando y a la vez tomando fotografías para publicarse en las redes sociales.

A la par de la imagen corrió la versión de que Ramos tuvo el comportamiento suicida en un baño mientras vigilaba a la persona con quien había terminado una relación sentimental.