A pesar de la furia de Trump, Carrier busca mano de obra barata en México

La compañía de aparatos de refrigeración y aire acondicionado traslada gradualmente sus operaciones a Monterrey
A pesar de la furia de Trump, Carrier busca mano de obra barata en México
Foto: Luis Magaña / Archivo

MÉXICO – A Carrier le gusta trabajar con personal calificado y barato, y con estas características empezó a buscar gente en México en cuanto anunció que se iría de Indianápolis a pesar de la furia de Donald Trump que amenazó con subirle los impuestos y tomo este ejemplo como una bandera contra el país vecino.

http://youtu.be/Y6AnxRDK4Cw

Pero lo cierto es que Carrier, la compañía de aparatos de refrigeración y aire acondicionado que en febrero pasado anunció el gradual traslado de sus operaciones a Monterrey, Nuevo León, busca mano de obra barata.

A través de otra compañía trasnacional OCC oferta desde ya empleos para ingenieros mecánicos para soporte de producción por entre 400 y 600 dólares mensuales así como para ingenieros pasantes en diversas especialidades con fines de trabajo en manufactura por salarios de 85 dólares al mes.

Los sueldos representan mucho menos de lo que calculó el presidente del Sindicato de Acereros Locales en Estados Unidos, Chuck Jones, sobre los salarios de entre tres y seis dólares la hora en México.

“En Indianápolis hay personas capaces que pensaban retirarse con cierta dignidad y ahora no podrán hacerlo” reprochó en su momento.

Desde su trinchera, Carrier respondió que la industria de la climatización cambia rápidamente con la continua migración de la industria hacia México, incluyendo proveedores y competidores.

Hace tiempo que México gana terreno por su mano de obra barata. “Es un país que ofrece niveles de productividad y competitividad similares a países desarrollados difícil de igualar en precios”, dijo Óscar Silva, socio e la empresa Alternativas Competitivas que realiza cada dos años un análisis al respecto en 100 ciudades y 10 países desarrollados y emergentes.

En el estudio, Monterrey -donde se mudará Carrier- salió incluso mejor calificada que la Ciudad de México con 2.1% más competitiva.

“El problema es que la capacidad de consumo de esa gente con pagos bajos no impulsa suficiente el desarrollo del país”, observó Adolfo Laborde, analista de comercio internacional del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

De cualquier modo no es la primera vez que Trump utiliza el traslado de una empresa de su país a México como bandera de campaña. Hace unos meses arremetió contra Ford y prometió que, de ser presidente, aplicará un impuesto del 35%  a cualquier fabricante de autos que trabaje en este país.