¿Por qué Bernie Sanders aún está en la campaña presidencial?

Aunque la decisión de Sanders de permanecer en la competencia impacienta a los partidarios de Hillary, él tiene muy buenas razones para quedarse.
¿Por qué Bernie Sanders aún está en la campaña presidencial?
Sanders tiene razones para seguir en la contienda aunque sea cada vez menos probable que pueda ganar la nominación.

Matemáticamente, el senador de Vermont Bernie Sanders tiene en su contra las probabilidades de lograr los delegados necesarios para ganar en la forma convencional la nominación demócrata a la presidencia.

El mismo ha reconocido que el triunfo es un camino “cuesta arriba”, pero insiste en que hay una ruta: ganar por grandes márgenes los estados que quedan y convencer a los super delegados –líderes del partido que dan su voto libremente y no por el voto popular- a que lo apoyen a él.

No obstante, aunque esa ruta cuesta arriba parece además poco probable, Sanders parece inamovible en que permanecerá en la contienda hasta la última primaria a mediados de junio.

Desde hace un par de semanas, cuando Clinton ganó cuatro de cinco contiendas que se realizaron en un solo día y amplió la ventaja en delegados que tiene desde el principio, han subido de volumen las voces para que Sanders se retire.

Pero Sanders lo ha dicho claramente y lo repitió esta semana en una entrevista con la radio pública.

“Voy a quedarme hasta que el último voto sea contado, en la primaria de Washington D.C. el 14 de Junio”, dijo Sanders.

Entre los seguidores de Clinton, esto causa frustración y hasta enojo.  Y en las próximas semanas, esa voces no harán sino aumentar.

No obstante, Bernie Sanders tiene buenas razones para quedarse en la contienda, según lo expresado por él mismo y por expertos consultados para esta nota:

1.     Su objetivo va más allá de ganar

Si le preguntas al propio Sanders, él lo dice claramente: él ve varios propósitos a su candidatura más allá de ganar una elección, cosa que es inusual en los candidatos políticos.

“La gente en todos los estados tiene derecho a votar y a decidir qué plataforma quieren que tenga el partido demócrata”, dijo Sanders esta semana.

El precandidato también cree que su candidatura está aumentando la actividad política de grupos tradicionalmente menos participativos en política, especialmente los jóvenes.

“Esta revolución política está estimulando la participación de millones de personas. Hace dos años en las elecciones de medio término, 63% de los votantes no se molestó en participar”, dijo Sanders. “Además, cuando el voto es alto, eso beneficia al partido demócrata”.

Bernie Sanders habla a los participantes de la Convención de AFL-CIO en Filadelfia. Foto> Getty
Bernie Sanders habla a los participantes de la Convención de AFL-CIO en Filadelfia. Foto> Getty

2.     Aún está ganando primarias

Una semana después de haber sido dado por “muerto” como candidato por la clase comentarista, Bernie Sanders ganó convincentemente el estado de Indiana, siguió siendo competitivo con Hillary –y con Trump- en encuestas nacionales y continúa teniendo una mejor imagen pública que la de Hillary. Además, tiene posibilidades de seguir ganando, como en West Virginia y Oregon, y de acumular una buena cantidad de delegados en California.

3.     Tiene seguidores fieles, emocionados e interesados en su mensaje.

Que Sanders esté rezagado en delegados no ha descorazonado a muchos de sus seguidores, que siguen asistiendo en masa a sus eventos, controlando los medios sociales –esta semana el hashtag #dropoutHillary fue dominante durante largas horas en Twitter-.  La mayoría de las encuestas a boca de urna y otros estudios han confirmado que el senador es el favorito de las personas de 45 años para abajo, particularmente de los “millenials”, los votantes más jóvenes del todo.

Esos seguidores están muy interesados en temas como la influencia del dinero en política, quien está o no ligado a los banqueros de Wall Street,  y en una política social más progresista y generosa en temas como educación, salud, así como gran resistencia a las guerras innecesarias y la intervención en otros países que ha sido casi una constante en la historia de este país.

4. ¿Y qué si hay cargos contra Hillary por el tema de los emails?

Esta semana trascendió que la asesora principal de Clinton, Huma Abedin, declaró ante el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en la investigación sobre el uso del servidor privado de Hillary Clinton para manejar sus emails oficiales cuando era Secretaria de Estado.

El FBI se encuentra investigando si hubo algo de ilegal en el hecho de que Clinton usaba una cuenta personal para manejar la correspondencia electrónica. El resultado de esta investigación puede encontrar que no hubo nada ilegal o que si lo hubo, en cuyo caso podría haber cargos criminales.

“Sanders quiere estar en una buena posición para disputar la nominación, en caso de que haya una acusación formal contra Hillary y esto pueda debilitar su candidatura”, dijo David O´Connell politólogo de Dickinson College.

5. Hillary también lo hizo

Esta no es una razón que Sanders esgrime pero es una de la que hablan los observadores políticos. El público quizá se haya olvidado, pero los observadores e historiadores no: después de cierto momento en la primaria de 2008, Hillary Clinton no tenía oportunidad de ganar frente a Barack Obama, y aún así se quedó en la competencia hasta el final, que también fue en junio. 

Clinton no lideró un movimiento que perduró más allá de su candidatura, aunque sin duda tiene sus fieles seguidores, y está por verse también si eso ocurrirá o no con el de Sanders, aunque es mucho menos probable que este vuelva a ser candidato debido a su avanzada edad (74 años).