La batalla de tener un adolescente en casa

No desesperes, porque esta etapa no tiene que convertirse en una guerra
La batalla de tener un adolescente en casa
Para algunos padres es una nueva oportunidad de conectar con sus hijos.
Foto: Shutterstock

No sabes cómo pasó, pero ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. A mí también me pasó y en ese justo momento fue que me di cuenta de que todos los niños tienen la misma costumbre. Que no importa lo que uno haga o deje de hacer a todos les da con hacer lo mismo. A todos les da con crecer, con cambiar sus intereses y convertirse en adolescentes.

En algunos casos esta nueva etapa de vida se convierte en un campo de batalla, de retos y malos entendidos. En otros casos, en la gran mayoría de ellos, es una nueva oportunidad de conectar con nuestros hijos y guiarlos hacia una adultez exitosa.

¿Cómo podemos disfrutar esta nueva etapa de vida y guiar a nuestros hijos(as)? ¿Qué es lo que necesitan nuestros hijos(as) adolescentes?

Eliminar los prejuicios: El hecho de que otros padres y madres tengan retos con sus hijos(as) no significa que tú los tienes que tener o que no puedes lograr resultados distintos.

Repite en voz alta: “Esto no es igual a aquello”. Los resultados de otros no tienen que ser los tuyos. Los prejuicios o ideas preconcebidas enfocan nuestras energías hacia aquello en lo cual nos estamos enfocando. Donde va tu enfoque va tu energía. Si te enfocas en los errores, vas a ver más errores, si te enfocas en los aciertos, vas a ver más aciertos.

Hazte la siguiente pregunta en voz alta hasta que puedas dar 10 respuestas; “¿Qué es lo más que admiro, aprecio y me gusta de mi hijo(a) adolescente?”

Identifica puntos de convergencia: En el mundo de nuestros hijos adolescentes la vida es una conversación constante. Esto ha sido cierto en el pasado y lo es aún más en el presente. Nuestros adolescentes viven en las redes sociales y en constante conversación con el mundo. Tú y yo tenemos que ser parte de la conversación si queremos ser influencia en la vida de nuestros adolescentes.

Una conversación es simplemente identificar puntos de convergencia y hacer preguntas sin juzgar. Identifica algo que a tu adolescente le gusta o le apasiona y comienza hacerle preguntas. Pregúntate: ¿Qué cosas, intereses, temas o actividades pueden ser puntos de convergencia con mi hijo(a)?

Sé parte de su proceso, pero no dueño de su proceso: Cuando tu adolescente inicie algo que le interesa o le llame la atención, está presente, pero no te hagas dueño de su proyecto. Deja que el solo(a) lo vaya desarrollando, interésate, ponte a su disposición, haz preguntas que lo guíen, pero no te incluyas o tomes decisiones por él o ella si no te lo solicita. Es su proyecto y tú eres su apoyo.
La adolescencia es una de las mejores etapas de vida que vas a vivir y disfrutar con tus hijos(as). ¿Cuándo? Ahora mismo es un gran momento para comenzar a disfrutar esta gran aventura.

– Profesor Wilfredo Vázquez (Sensei), creador de los efectivos programas de modificación de conducta, manejo de emociones, liderazgo y defensa personal para niños(as) desde los tres años de edad y adolescentes usando la disciplina no-agresiva de Jujitsu Family.