Burbujas: Estados Unidos son los reyes de la mercadotecnia

Habrá quien lo defienda habrá quien lo ataca, pero se habla de él todo el tiempo, eso es importante.
Burbujas: Estados Unidos son los reyes de la mercadotecnia

Durante los 10 años que estuve como catedrático en la Universidad de Houston (Conrad Hilton College) mis clases precedían en poco más de una hora a las de los genios de la mercadotecnia del momento. En varias ocasiones tuve la oportunidad de asistir en calidad de oyente a conferencias donde se presentaban conceptos muy innovadores.

Yo estaba acostumbrado a que en las empresas que he manejado existía un producto o servicio que había que mercadear con promociones y demás, pero aquí aprendí sobre lo que llaman “power sales”, cuando es más bien una idea la que se promueve sin que exista producto al principio, y su salida al mercado se da cuando ya hay una gran demanda creada a través de las promociones que precedieron al lanzamiento.

Es increíble la fuerza de la demanda que se ha logrado de productos o servicios antes de que estén a la venta, y eso se logra con muy buena mercadotecnia.

Esto que aplica principalmentea negocios funciona por lo visto también en el campo político, en donde se puede mercadear una figura que a la postre toma las características que resultan de la demanda creada. En su origen, la figura puede no tener una definición completa y con el paso del tiempo y ciertas estrategias, se va creando una demanda y adaptando el producto para suplirla.

Si además en la etapa promocional el producto crea controversias, habrá quien lo defienda y habrá quien lo ataca, pero se habla de él todo el tiempo, condición ideal para el lanzamiento final al mercado.

Esta teoría puede explicar un poco el fenómeno actual de un Trump que salió al mercado lanzando ideas, criticas y propuestas que generaron infinidad de reacciones y en base a ellas, el “producto” Trump se ha ido transformando, mercadeándose bajo el supuesto que va a satisfacer esas necesidades que su campaña ha creado y promovido.

El resultado de esa mercadotecnia lo tenemos a la vista. Trump parece haber conquistado la candidatura republicana, pero todavía está por verse lo que pueda suceder en la convención del partido. Es difícil predecir lo que vaya a darse durante toda la campaña final por la presidencia.

Es claro que es un hombre de inmensos recursos dedicados a mercadear su figura, que seguirá estando en boca de todos y convirtiéndose en el producto deseado para muchos. Está convenciendo a algunos que él es lo que el país necesita, pero está también generando la idea contraria de que es un peligro político. Esa popularidad será a la postre aprovechada.

Nos falta mucho por ver.