Madre denuncia maltrato contra su hija discapacitada

Durante un año dice que la menor ha llegado de la escuela con moretones, lesiones, arañazos y lo más reciente, un pie quebrado
Madre denuncia maltrato contra su hija discapacitada
Imagen muestra moretones en el brazo de Alexandra Varela, una joven discapacitada. Los padres de la menor acusan a la escuela de negligencia. /SUMINISTRADA

Guillermina Varela alcanzó a escuchar los fuertes gritos de su hija Alexandra desde que el camión de la escuela paró afuera de su casa cuando la traía de regreso del plantel. Alexandra, de 17 años, tiene parálisis cerebral.

La madre salió a toda carrera a recibirla.

“La conductora del autobús escolar me dijo que así lesionada se la habían entregado. Miré que mi hija traía el pie muy hinchado. Preferí llevarla yo misma a emergencias antes que esperar una ambulancia. Ahí me dijeron que solo era una lesión leve”, cuenta.

Pero el fin de semana, los dolores arreciaron y corrió de nuevo con su hija al hospital.

“Ya su doctora le mandó hacer rayos X y descubrieron que tenía el pie quebrado, desde el tobillo, la tibia rota. La doctora inmediatamente reportó el incidente a la policía”, dice la madre.

Guillermina Varela junto a su hija Alexandra, que sufre de parálisis cerebral. /SUMINISTRADA
Guillermina Varela junto a su hija Alexandra, que sufre de parálisis cerebral. (Suministrada)

Se le atoró el pie en una mesa

Varela reside en Victorville, en el condado de San Bernardino, con su esposo Hugo y su hija. Dice que cuando llamó al Instituto Cobalt donde asiste a su hija, le dijeron que el pie se le había atorado con una mesa.

El problema, dice esta madre, es que no es la primera vez que su hija sufre un incidente en la escuela.

“Desde marzo de 2015, con frecuencia me llega con arañazos y moretones. Un día llegó con una mano pintada. Cuando pregunto a la escuela, me dicen que no saben cómo ocurrió. De ahí no los saco. Esa respuesta es ridícula”, exclama molesta.

Asegura que al menos su hija ha sido víctima de 7 u 8 distintos incidentes en el último año. “Yo llamé días antes de que se quebrara el pie a la oficina del Sheriff y no hicieron nada”, indica.

Los Varela son inmigrantes mexicanos. Alexandra nació en México pero fue traída por sus padres cuando tenía tres años.

La madre agrega que le parte el alma ver los abusos que ha sufrido su única hija.

“Me duele mucho verla así. Ella no se merece ese trato. Es una persona vulnerable que no puede hablar ni defenderse. La responsabilidad de la escuela es cuidarla. No puedo acusar a nadie en especial pero pienso que es una mezcla de abuso y descuido. No quiero pensar que a otros niños con discapacidad les esté pasando lo mismo. Mi hija no vuelve a pisar esa escuela”, advirtió.

La madre entregó a La Opinión fotografías de las lesiones que ha sufrido la menor.

El Instituto Cobalt no respondió para comentar sobre las acusaciones.

Queja legal

Steve Figueroa, defensor de los derechos de las personas discapacitadas en San Bernardino, dice que prepara varias quejas, una de ellas contra el Departamento de Educación de California y el Departamento de Protección del Menor.

“Esta niña ha sido víctima constante de abuso físico sin que haya ninguna explicación de la escuela”, indicó. “La familia Varela han sido objeto de discriminación por no hablar bien inglés, y han violado los derechos de Alexandra, una menor en una silla de ruedas”.

Además, mencionó que ya un abogado examina el caso para interponer una demanda.