¿Qué le espera a México con los nuevos planes de estudio en las escuelas?

Polémica por la reforma educativa

Guía de Regalos

¿Qué le espera a México con los nuevos planes de estudio en las escuelas?

MÉXICO – En una reunión con corresponsales poco antes de dejar el cargo en agosto de 2015, el ex secretario de Educación, Emilio Chuayffet, respondió con sinceridad a un reiterado cuestionamiento, ¿por qué México no apuesta a nuevos planes de estudio en las escuelas? “Porque no hay nada más sensible para un mexicano que el contenido de lo que se enseña a sus hijos”, dijo.

Casi una año después, ya con  Aurelio Nuño a la cabeza de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el presidente Enrique Peña Nieto anunció el fin de semana que más temprano que tarde, “en las próximas semanas”, su administración presentará nuevos planes y programas de estudio para ajustarlos “a las nuevas exigencias pedagógicas y profesionales de nuestro tiempo”.

El mandatario no precisó más de lo que su secretario Nuño adelantó desde enero: que se impulsarán las artes que las prácticas educativas, dos disciplinas que se habían relegado a la falta de disposición, espacio y maestros para primarias y secundarias de tiempo completo, y dejó a la especulación el resto.

“Desde la SEP habían dicho que iba a haber una consulta para los nuevos planes de estudio que se lanzaría hasta el ciclo escolar 2017 y 2018 y ahora dicen que se van a lanzar ya, precipitadamente sin preguntar a los profesores de aulas”, lamenta Manuel Gil, investigador del Centro de Estudios Sociológicos del Colegio de México.

El académico especializado en temas educativos considera que más allá de los cambios que hasta ahora ha hecho la Reforma Educativa para evaluar a los profesores, es necesario cambiar el enfoque de las materias “hacer algunas más profundos y menos extensas”.

Esto sería, por ejemplo, explicar con más detalle el ciclo del agua en lugar de pasar varios días intentando que el niño se memorice a los emperadores aztecas. “Se sigue enseñando a los muchachos del siglo XXI cosas que no están en su vida cotidiana y eso debe cambiar: tenemos que formar estudiantes más preguntones que respondones”.