Sanders pide a la Reserva Federal ayudar a Puerto Rico

El precandidato demócrata califica los reclamos de los fondos como 'moralmente repugnantes'

Guía de Regalos

Sanders pide a la Reserva Federal ayudar a Puerto Rico
El senador Bernie Sanders en la Fundación Luís Muñoz Marín en Trujillo Alto, Puerto Rico.

San Juan

El precandidato demócrata Bernie Sanders acusó hoy a los “fondos buitre” de querer sacar provecho de la crisis que atraviesa Puerto Rico y reclamó a la Reserva Federal que intervenga para facilitar la reestructuración ordenada de la deuda que asfixia a su Gobierno.

Durante su primera comparecencia pública en San Juan, donde hoy pasará todo el día haciendo campaña, Sanders instó a la Reserva Federal a que utilice su autoridad para facilitar una reestructuración ordenada de la deuda de 70,000 millones de dólares a través de la concesión de préstamos de emergencia.

“Si la Reserva Federal pudo rescatar a Wall Street, también puede ayudar a los 3,5 millones de estadounidenses que viven en Puerto Rico a mejorar su economía y sacar a sus hijos de la pobreza”, defendió.

Con la concesión de líneas de crédito de emergencia, dijo, se podría proteger a los 3,5 millones de habitantes de Puerto Rico de los fondos buitre de Wall Street, que “están tratando de sacar ganancias de la crisis financiera” que sufre la isla, donde el Gobierno ha tenido que incurrir ya en varios impagos de deuda.

“Lo que exigen los fondos buitre de Wall Street es que Puerto Rico despida maestros, cierre escuelas, recorte pensiones y elimine el salario mínimo para que ellos puedan obtener enormes beneficios del sufrimiento y la miseria de los niños y el pueblo puertorriqueño”, afirmó Sanders, quien calificó estos reclamos de “moralmente repugnantes”.

Ante unas 250 personas que se dieron cita hoy en la Fundación Luis Muñoz Marín de San Juan, Sanders apuntó que “no podemos permitir que eso ocurra” y, de hecho, dijo, “no vamos a permitir que eso suceda”.

Recordó que Puerto Rico ha perdido el 20 % de sus puestos de trabajo desde 2006, cuando entró en recesión, de forma que en la actualidad alrededor del 60 % de todos los adultos están desempleados o han dejado de buscar trabajo, mientras que la tasa de pobreza infantil se ha disparado hasta el 56 %.

En ese sentido, denunció que los inversores de Wall Street han forzado al Gobierno local a adoptar severas medidas de austeridad, como el cierre de más de 150 escuelas públicas, mientras que Goldman Sachs, Citigroup, UBS y otras entidades financieras han recibido cientos de millones de dólares en honorarios por gestionar la venta de bonos de Puerto Rico.

“Tenemos que dejar claro a estos fondos buitre de Wall Street que no se puede tener todo. Los niños en Puerto Rico no pasarán hambre, no perderán la asistencia sanitaria para hacer aún más ricos a los multimillonarios. Es hora de que la Reserva Federal actúe”, defendió.

Igualmente, argumentó que los acreedores deben trabajar con Puerto Rico para desarrollar un plan de pago de deuda justo para ayudar a la economía de la isla y darle tiempo para ampliar su base impositiva, crear empleo y reducir la pobreza.

Con respecto a la propuesta republicana de imponer una junta federal que controle el presupuesto y los gastos del Gobierno de la isla, Sanders dijo oponerse, porque se trataría de “un movimiento en la dirección equivocada”.

Por contra, anunció que ha presentado una propuesta de legislación para que se destinen mil millones de dólares durante cinco años a la reconstrucción de las desmoronadas carreteras, puentes y otras infraestructuras de la isla. Con ello se crearían, indicó, 150.000 puestos de trabajo en la isla.

Su otra gran apuesta económica radica en dar un giro radical a la producción energética, que ahora prácticamente depende al 100 % de los combustibles fósiles, para basarla en fuentes limpias, como el viento y el sol, muy abundantes en esta isla caribeña.

Sanders tuvo ocasión incluso de pronunciarse en favor del preso independentista Óscar López Rivera, que ha cumplido ya 34 años en prisiones de EE.UU. por conspiración sediciosa.

“Quiero decirle al presidente (Barack) Obama: Déjelo salir”, sostuvo Sanders, para recibir un contundente aplauso del auditorio, ya que la liberación de López es una de las pocas cuestiones que reclama la sociedad puertorriqueña casi al unísono.

“Libere a Óscar López Rivera. Ya ha cumplido su tiempo. Y si no lo hace usted, lo haré yo”, advirtió, tras destacar que su encarcelamiento “viola los principios de justicia, democracia y respeto de los derechos humanos”.