Con acuerdo de $88 millones, LAUSD pone fin a casos de abuso en escuelas

El pago cubre 30 casos contra menores en las primarias Telfair y George De La Torre

Abogados que representan a 30 supuestas víctimas de abuso sexual por parte de maestros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), pusieron fin a estos litigios luego de llegar a un acuerdo de $88 millones con el organismo.

Los acuerdos se dieron en febrero y marzo de este año, anunció la firma legal Manly, Stewart & Finaldi y tienen que ver con casos de presunto abuso sexual por parte del maestro Paul Chapel III en la escuela Telfair y Robert Pimentel en George De La Torre.

Paul Chapel III (Captura/NBC4)
Paul Chapel III (Captura/NBC4)
Robert Pimentel (Captura/NBC4)
Robert Pimentel (Captura/NBC4)

En total, 18 estudiantes de George De La Torre recibieron $58 millones de dólares y 12 casos de Telfair acordaron recibir $30 millones de dólares.

“Estos acuerdos se dieron debido a la evidencia abrumadora de que el Distrito ignoró las advertencias, reportes de empleados y quejas de padres de que estos dos horribles hombres estaban abusando de decenas de niños en el salón de clases”, indicó John C. Manly, uno de los abogados que representó a las familias. “Estos reportes llegaron hsata los niveles más altos del Distrito donde fueron ignorados o reprimidos y se le permitió a los atacantes continuar dando clases”.

Chapel cumple actualmente una sentencia de 25 años en prisión después de no disputar los cargos en 2012 de abusar de 13 niños durante un periodo de cuatro años y medio.

Pimental también está tras las rejas al no disputar cargos de actos lascivos contra un niño.

“Estos acuerdos cierran un episodio oscuro en la historia del LAUSD en las escuelas primarias Telfair y George De La Torre, y ayudan a estas víctimaas a sanar del sustancial abuso sexual por parte de Chapel y Pimental, que están sirviendo largas sentencias en prisión por sus abusos”, dijo el abogado Vince W. Finaldi.

David Holmquist, representante legal del LAUSD, dijo que “nuestra prioridad ha sido resolver estos casos sin la necesidad de litigios potencialmente dolorosos para estos estudiantes y sus familias. Aunque los acuerdos proveerán para las necesidades futuras de los estudiantes, seguimos comprometidos con llevar sanación a ellos, sus familias y toda la comunidad estudiantil entera.”.