KIA Forte Made in Mexico ya es una realidad

El primer KIA Forte Made in Mexico salió de la planta de México, una factoría ubicada  en el municipio de Pesquería, Nuevo León, de donde saldrán las primeras 100,000 unidades del Forte, programadas para ensamblarse este año. El inicio de…

KIA comienza la fabricación del Forte en su planta de México

El primer KIA Forte Made in Mexico salió de la planta de México, una factoría ubicada  en el municipio de Pesquería, Nuevo León, de donde saldrán las primeras 100,000 unidades del Forte, programadas para ensamblarse este año.

El inicio de operaciones de KIA Motors tiene lugar 19 meses después de que comenzó la construcción de estas instalaciones, las cuales se convertirán en piedra angular para los planes de expansión de la firma coreana, que tiene pensado exportar hasta el 80% de los autos que se fabriquen en Nuevo León, principalmente a los mercados de Estados Unidos y Europa.

De acuerdo a KIA, esta producción le dará al estado de Nuevo León un valor de exportaciones de aproximadamente $4,000 millones anuales. Asimismo, México consolidará su posición como uno de los mayores fabricantes y exportadores de automóviles.

Pero las cosas no terminan ahí. De acuerdo con KIA, su inversión en la factoría de Nuevo León continuará hasta lograr una producción de 300,000 unidades anuales.  La tecnología implementada en la factoría de la marca coreana permite producir un vehículo KIA Forte cada 56 segundos.

KIA comienza la fabricación del Forte en su planta de México

Con el fin de lograr o anterior, Seong Bae-Kim, Presidente y CEO de KIA Motors México comentó que será necesario continuar trabajando en el desarrollo de la infraestructura pendiente, como electricidad, drenaje, caminos y la espuela de ferrocarril. Todo ello en coordinación con el gobierno de Nuevo León.

KIA Forte Made in Mexico, en números

KIA Motors México y sus empresas afiliadas han invertido $3,000 millones en la construcción de este centro de producción, lo que se traducirá en 14,000 empleos para el 2017, así como una derrama económica estimada en 1,500 millones de dólares durante los próximos 10 años.

Seong Bae-Kim, comentó:

Iniciar la producción conforme a lo planeado no fue fácil, pues enfrentamos grandes retos como las lluvias torrenciales más fuertes en los últimos 30 años en Monterrey, así como a las dificultades que representó la falta de infraestructura industrial en la zona. Sin embargo, nuestro compromiso fue llegar a este momento histórico e iniciar la producción de vehículos de la más alta calidad hechos en México.