Burbujas: ¿Por qué quemar la bandera mexicana?

La bandera de todo país merece mucho respeto aunque en cada uno de ellos se le dé diferentes usos
Burbujas: ¿Por qué quemar la bandera mexicana?

Así como se ha desinflado el interés en las campañas políticas por las candidaturas para la presidencia de este país, han aparecido nuevos modos de crear una situación conflictiva involucrando a los mexicanos que viven aquí, independientemente de su condición migratoria.

Vi recientemente en televisión un “anuncio” que me parece grotesco, de alguna forma hay que llamarlo, en que aparecen dos tipos de lo más agresivo posible y dicen: “si no están de acuerdo, váyanse de regreso a México”, e inmediatamente después de esa frase, ellos queman una bandera mexicana.

Por otro lado, recibí una reclamación sobre la cual quiero hacer una aclaración: todo lo que se publica bajo mi firma es mi responsabilidad y no la rehúyo. Al lector que me recomienda regresar a México porque critico actos de la política actual y los acontecimientos inusitados en las precampañas presidenciales, quiero decirle que aquí me voy a quedar y que como otros millones de personas que vivimos en los Estados Unidos yo soy “ciudadano”, y como tal critico y con todo el derecho de hacerlo.

El tema del anuncio terminando con la quema de la bandera mexicana es muy lamentable. Me temo que estemos cayendo en lo que hemos criticado muchas veces que sucede en el Medio Oriente, donde cada vez que le atribuyen sus problemas a los Estados Unidos, queman la bandera americana como si con eso cambiara un poco la situación.

La bandera de todo país merece mucho respeto aunque en cada uno de ellos se le dé diferentes usos. En México no se acostumbra en prendas de vestir y su uso es regulado. Es muy penoso que alguien haya hecho ese “anuncio” porque en los problemas que hay entre republicanos y demócratas nada tiene que ver la bandera de México.

Pareciera que el único problema que tienen los Estados Unidos son los indocumentados, y como también se pretende que se crea que los demócratas van a defenderlos, ahora salen boletines diciendo: “Obama deportó 2.5 millones de indocumentados”. Se siguen manejando cifras sin ton ni son, y se evidencia un gran desconocimiento, o un manejo tendencioso de los números.

Si hace seis años se hablaba de que había en el país seis  millones de indocumentados, la cifra actual de 11 millones es un misterio para mí. ¿Y los 2.5 millones de supuestos deportados?

No sabemos a ciencia cierta cuantos son, de manera que aventar cantidades al aire no hace sentido, hablar de deportar a todos es ridículo, y hacer publicidad  incitando a que se vayan a su país, es absurdo y ofensivo.

¿Quién patrocino la realización y la difusión de ese anuncio?