‘Canelo’ Álvarez disfraza un ‘no’ a la pelea con Golovkin

Tras renunciar al título mediano del CMB, el mexicano dejó en el aire la negociación para un pleito contra el kazajo
Sigue a La Opinión en Facebook
‘Canelo’ Álvarez disfraza un ‘no’ a la pelea con Golovkin
'Canelo' Álvarez derrotó a Amir Khan por nocaut el 7 de mayo en Las Vegas.
Foto: Getty Images

Y bien, ya no hay pelea del año.  En rigor nunca estuvo cerca,  porque salvo Gennady Golovkin y Mauricio Sulaimán, nadie más con peso en las decisiones estaba comprometido en serio.

Golovkin la quería –y la quiere- por el apuro comprensible de poner en su cuenta la mejor bolsa de su carrera y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) -vía Sulaimán- por recuperar la cotización de un cinturón (a la baja) que en buenas manos puede producir muchos dólares.

Un tema de millones sin mucho de favor al boxeo. Nada nuevo, excepto que esta vez les salió el tiro por la culata y el error de cálculo de Sulaimán lo deja como el gran equivocado de la jornada y luego como el gran perdedor.

El cáustico: ‘Informé al CMB que voy a dejar vacante su título (de los medianos)”,  de ‘Canelo’ Álvarez, borró de un solo golpe el principal argumento: vender una guerra de titanes de los medianos, peleando en las 156 libras y dejó, si es que cabe, aún más al decubierto la importancia secundaria de tener  en esta época un título mundial.

“Con el título del CMB fuera de la mesa, espero que ‘GGG’ y su promotor K2 Promotions vengan a negociar con buena fe y hagamos esto realidad”, dijo De la Hoya para bajarse de la presión del CMB.

Con la realidad puesta en su lugar las piezas ajustan de manera perfecta. Nunca fue viable ‘Canelo’ vs  Golovkin, porque más allá de las  ganas de unos pocos y el fervor de los fans, se impone el calculo frío de los buenos negociantes.

“La pelea se hará cuando deba hacerse… No hay prisa… si se hace… será cuando deba hacerse”, dijo ‘Chepo’ Reynoso, el jefe del campamento de Alvárez y con eso dictó sentencia, por más que ‘Canelo’ dijera que peleaba con Golovkin porque es muy macho y no se raja ante nadie.

Las voces de ‘Canelo’,  De la Hoya y Reynoso, obraron el milagro de sacarse de encima el estorbo del CMB, que de manera muy torpe quería repetir el capítulo de Chávez Jr. contra ‘Maravilla’ Martínez.

El hijo de Julio César se la creyó, a pura testosterona, de que le ganaba a un peleador mejor que él, como Martínez y todos se acuerdan de lo que pasó.

Después de eso Chávez. Jr., básicamente acabó su carrera cuando le entregó el cinturón a ‘Maravilla’, quien lo perdió con Miguel Cotto y que el boricua no valoró y abandonó (para no pagarle al CMB) antes de pelear con ‘Canelo’ y que el tapatío ganó –por las normas estipuladas- después de vencer a Cotto. Ahora es ‘Canelo’ el que lo devalúa y lo devuelve porque no le representa nada.

A esta hora el título del CMB lo toma de manera interina Golovkin , pero sin facturar un solo dólar, porque el dictamen no viene de la calidad del boxeador sino del mercado.

Los millones que quiere el equipo de “Canelo” y GBP están más en el valor del mercado mexicano que en los títulos mundiales. La prueba es que Juan Manuel Márquez se hizo millonario no como coleccionista de títulos sino como protagonista de grandes peleas.

“Tengo la esperanza que poniendo a un lado este tic tac del reloj, los dos equipos pueden ahora negociar esta pelea, y GGG y yo podemos enfrentarnos tan pronto como sea posible”, dijo ‘Canelo’ para cuidar las formas, pero la realidad es que cruzarse con Golovkin le representa el risgo grande de una derrota, en una categoría que no es la suya y peleando por un título que no le interesa.

Es la dictadura de los millones y si el mexicano puede facturar diez años seguidos como rey de los superwelters (154 libras) no tiene nada que buscar como un peso mediano que nunca ha sido.

La pelea sería posible sólo si marcara una bolsa de escándalo y  la gran verdad es que ni Golovkin ni Álvarez  pintan ahora mismo para producir  esas sumas siderales que tanto desvelan a los empresarios.

‘Canelo’ le dijo “no”, pero promete un “sí”. Y  por eso aún puede seguir el ruido de ‘La Pelea del Año‘,  porque ‘Canelo’ cierra la puerta, pero no bota la llave.