LAUSD paga más de $300 millones por casos de abuso sexual

En 2014 y 2015, el LAUSD inició el proceso de despido de 28 maestros acusados de contacto físico inapropiado y a otros 14 por supuesto contacto sexual con un menor de edad.
LAUSD paga más de $300 millones por casos de abuso sexual
Paul Chapel III (izq.) y Robert Pimentel, ambos exmaestros del LAUSD, se encuentran tras las rejas por cometer actos lascivos contra menores.
Foto: Archivo

El Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) ha desembolsado más de $300 millones en los últimos cuatro años para resolver múltiples demandas por abuso sexual, pero habría más víctimas.

Litigios pendientes que acusan a empleados de distintos planteles podrían elevar esa cifra.

Padres de familia dejan a sus hijos en la escuela George De La Torre Jr. Elementary, en Wilmington, donde el profesor Robert Pimentel es acusado de supuesto abuso sexual.
Padres de familia dejan a sus hijos en la escuela George De La Torre Jr. Elementary, en Wilmington, donde el profesor Robert Pimentel es acusado de supuesto abuso sexual.

El organismo, en tanto, trata de quitarse la etiqueta de negligente respecto a la conducta inapropiada de sus antiguos empleados a través de un equipo especial de investigaciones, con entrenamiento a padres, alumnos y personal docente, y aplicando una política más estricta.

Pero según declaraciones en la corte y abogados de algunos demandantes, el LAUSD no escuchó por años los reclamos de las víctimas, ni prestó atención al comportamiento de los depredadores, prolongando el abuso, cita un reporte del periódico Los Angeles Times.

Uno de estos casos señala al entrenador de futbol americano de la secundaria Franklin, Jaime Jiménez, quien solía transportar a sus víctimas en su coche, a la vista de empleados del instituto.

Robert Pimentel aparece junto a su abogado durante su sentencia por abuso.
Robert Pimentel aparece junto a su abogado durante su sentencia por abuso.

Los testigos del caso, cuyas edades van de 16 a 27 años, argumentaron que Jiménez, de 47 años, los llevaba a las prácticas, les compraba regalos y los invitaba a su casa a jugar una consola de videos, ver televisión y dormir ahí. La acusación es que esto ocurrió durante al menos 14 años.

El entrenador, quien se declaró culpable de 32 cargos graves por conducta inapropiada, incrementaba las relaciones sexuales de tocamientos a la masturbación y sodomía. Una de las víctimas solo tenía nueve años.

Ese tipo de advertencias pasadas por alto han surgido en otras acusaciones, como la que enfrentó el profesor de la primaria George De La Torre, Robert Pimentel, quien fue cuestionado en 2002 por su supervisor sobre el alegato de que había tocado los traseros y las pantorrillas de unas niñas, pero el proceso judicial en su contra se inició tres años después, cuando investigó la Policía de Newport Beach.

Las víctimas de Pimentel, quien fue declarado culpable de abuso infantil y se le condenó a 12 años en prisión, han recibido una compensación de 58 millones de dólares.

El maestro Mark Berndt junto a varias de sus alumnas en su salón de clases. Ocho familias latinas indocumentadas presentaron pruebas ayer de que sus hijos fueron víctima del profesor de la escuela Miramonte.
El maestro Mark Berndt junto a varias de sus alumnas en su salón de clases. Ocho familias latinas indocumentadas presentaron pruebas ayer de que sus hijos fueron víctima del profesor de la escuela Miramonte.

El pago más alto del LAUSD, de 200 millones de dólares, se produjo después de que el organismo conoció desde 1983 las quejas contra el maestro Mark Berndt, de la primaria Miramonte, en un barrio latino del sur de Los Ángeles. Cada víctima recibió una compensación de medio millón de dólares.

El distrito escolar angelino también desembolsó $40 millones por demandas que alegaban que un profesor de la primaria Telfair abusó de algunos de sus alumnos, ante la presunta negligencia del LAUSD.

“Estos acuerdos judiciales son de casos que sucedieron hace muchos años”, dijo el consejero general del LAUSD, David Holmquist, al diario Los Angeles Times. “Esto está en nuestra historia y hemos medidas para evitar problemas. Los estudiantes están más seguros hoy que hace una década”, agregó.

Demandas pendientes señalan a maestros de la primaria El Sereno y de la secundaria San Pedro.

?>