Burbujas: Los desafíos internos de México

Hay que resolver la crisis con los maestros y respetar la soberanía de los Estados
Burbujas: Los desafíos internos de México

Existe en México una preocupación marcada ante dos hechos, uno, los problemas internos que llevan tiempo sin resolver, y dos, el futuro de la relación entre México y Estados Unidos, en caso de que Trump llegara a la presidencia.

Creo que lo primero es más serio que lo segundo, porque las amenazas de Trump me dan la impresión de ser propaganda política,y un Senado sensato limitaría su capacidad de acción.

Entre los problemas más graves de México, está el paro de algunos maestros que no acaba de resolverse y que tienen a miles de niños de México sin escuela. Según parece, los tan llevados y traídos derechos humanos no aplican para nuestros niños.

La posición firme del Secretario de Educación al decir que la reforma educativa no tiene marcha atrás, se enfrenta día con día con manifestaciones de maestros que no solamente están empeñados en sus peticiones, sino que cometen lo que a mi parecer son actos criminales, al cerrar carreteras impidiendo el libre paso a viajeros que nada tienen que ver con el conflicto educativo.

La falta de energía de las autoridades federales ante esos actos que impiden el libre tránsito, aumenta el deseo de obstruir por parte de la “coordinadora” (sección 22 del sindicato de maestros) y exaspera el ánimo de las personas que pierden horas en una carretera bloqueada con camiones por los maestros.

Me pregunto: ¿qué esperan lograr si las disposiciones educativas son de carácter constitucional y fueron aprobadas debidamente por el Congreso y por la mayoría de los Estados?

Y como los que no han retornado a sus clases han sido despedidos, cabe preguntar: ¿quién está atrás de ese movimiento, qué es lo que busca, y con qué recursos se solventan todas esas manifestaciones?

Quizás no esté yo en lo correcto, pero me parece que López Obrador, en su papel de obstruccionador de todo lo que venga del gobierno federal, ha acogido a los maestros en su partido Morena y los está usando, especialmente ahora que falta muy poco para las elecciones de gobernador en varios estados de la republica mexicana.

Me preocupa otro problema. Los Estados parecen estar padeciendo una invasión en su soberanía. El gobierno federal, además de controlar la educación, quiere manejar policías y seguridad, entre otras cosas, dejándoles a los gobernadores un campo de acción muy restringido y un papel de “mandaderos” del gobierno federal, en lugar del de gobernadores de un Estado soberano.

He mencionado solamente dos de los muchos problemas internos que existen y que nos deben quitar el sueño más allá de la posibilidad de que Trump sea Presidente de los Estados Unidos.