California: Continúa el esfuerzo sobre las gaseosas

Compramos refrescos sin pensarlo dos veces, están al alcance, son baratos y excesivamente anunciados
California: Continúa el esfuerzo sobre las gaseosas

El haber retirado de la Asamblea del comité de salud, la propuesta de ley AB 2782 The Healthy CA Fund (Fondo para un California Saludable), la cual proponía una tarifa de impacto en la salud de dos centavos por onza en las bebidas azucaradas, es un ejemplo de como “Big Soda” ( las grandes empresas de refrescos ) ha movilizado recursos inmensos y gastado una fuerte cantidad de dinero en grupos de presión y en campañas.

Incluso contrataron a un destacado asesor legislativo de California, el cual es considerado el mejor abogado de la asamblea, para que presione por tiempo completo en su nombre.  Pero los electores y legisladores preocupados por la salud pública no se deberán desalentar. Nosotros continuaremos la lucha por un triunfo a largo plazo en la guerra contra la “Big Soda” y así finalmente se hagan responsables de la epidemia agravada de diabetes que causan sus productos.

El éxito de la tarifa en bebidas azucaradas en la cuidad de Berkeley, la tarifa a nivel nacional en México y la creciente evidencia científica de que las epidemias de obesidad y diabetes en todo el mundo están estrechamente relacionadas con el consumo excesivo de refrescos, están impulsando la tentativa de incluir la tarifa desde Gran Bretaña a Filadelfia, y a las Islas Marianas del Norte. Oakland y San Francisco están buscando la aprobación de una tarifa de un centavo por onza, y muchas otras probablemente adoptarán estrategias similares.

A medida en que ciudades, condados y estados continúan movilizándose, ejércitos de los grupos de presión y portavoces de “Big Soda” serán rebasados por el creciente movimiento en favor de recaudar una tarifa de impacto en las bebidas azucaradas con el fin de generar fondos para la educación sanitaria y prevención de enfermedades crónicas, y se darán cuenta que su argumento central cada vez es menos creíble.

El “Big Soda” constantemente argumenta que no tiene sentido que los encasillemos, cuando existen muchas más fuentes de azúcar en la dieta americana. Los científicos de “Big Soda” y los seudocientíficos sostienen que, si aumentas de peso o contraes diabetes, el azúcar es azúcar, las calorías son calorías, y todo depende de la elección personal. Pero, de hecho, los refrescos, las bebidas energéticas, jugos y otras bebidas azucaradas son únicos.

Las bebidas azucaradas son especialmente perjudiciales para la salud, ya que constituyen la mitad del total de azúcar agregada que se consume en EE. UU., cerca de 80 libras por persona cada año, y esto es a causa de que las tomamos en exceso, como rutina, casi de manera inconsciente.

La variación del eslogan, “¿Tú nunca comerías 16 sobres de azúcar, por qué te los tomarías”?  impacta a muchas personas ya que están seguros de que es casi imposible el comer 16 sobres de azúcar, la cantidad que contiene un refresco de 20 onzas.

Aun así, compramos refrescos sin pensarlo dos veces, ya que siempre están al alcance, son baratos y excesivamente anunciados, especialmente en comunidades de color vulnerables y a los niños y jóvenes que están desarrollando hábitos de por vida. A muy pocos niños se les permitiría comer todos los días dulces, pasteles o helados en una cantidad equivalente al contenido de azúcar en un refresco grande, y aun así son bombardeados por anuncios de refrescos. Tomaría seis donas glaseadas de Krispy Kreme (10 gramos de azúcar cada una) para igualar el contenido de azúcar en una Coca-Cola de 20 onzas, la cual contiene 16 sobres de azúcar (65 gramos de azúcar).

Los seudocientíficos de “Big Soda” al parecer hablan incoherencias, el sentido común nos dice “¿Tú nunca comerías 16 sobres de azúcar, por qué te los tomarías”? Ese mismo sentido común también continuará ganando grande apoyo para hacer a “Big Soda” responsable de todo el daño a la salud que causan sus productos.

La Coalition for a Healthy California, la cual apoyó el proyecto de ley AB 2782, Healthy California Fund del asambleísta Bloom, no permitirá que este pequeño contratiempo ponga fin al movimiento. Al contrario, todos los electores interesados, residentes, defensores y líderes electos en California deberán ver este movimiento como un grito de guerra y un punto de inflexión para vencer las enormes cantidades de dinero y la gran influencia que usa “Big Soda” y así juntos poder hacer una gran diferencia en la salud de nuestros niños y comunidades. ¡Visite http://www.CoalitionForAHealthyCalifornia.org para unirse a nuestra coalición, para mantenerse informado en nuevos sucesos y para prepararnos en la lucha por lo que es correcto!