Ni cambiar de apariencia le sirvió para evadir el arresto en Santa Ana

Se espera que a la mujer le presenten cargos por sospecha de huir después de un atropellamiento, homicidio vehicular, evadir a la Policía y atacar a un agente del orden
Ni cambiar de apariencia le sirvió para evadir el arresto en Santa Ana
Tracy Clapp

El tatuaje que se puso en el rostro, los lentes de contacto y teñir su cabello no evitaron que una mujer acusada de atropellar a un maestro de música en Santa Ana fuese encontrada y arrestada por la Policía.

Debido al fuerte impacto, la víctima, Chris Chávez, de 26 años y profesor de música de la Preparatoria Saddleback, fue declarado con muerte cerebral pocos días después de haber sido arrollado.

Tracy Clapp, de 36 años, fue detenida la noche del sábado con el apoyo de un perro (K-9) de la Policía de Santa Ana después de una persecución en auto y a pie que culminó con un altercado físico.

Detectives creen que la mujer atropelló a Chávez cuando atravesaba un cruce peatonal cerca de la esquina de la calle Bristol y la avenida Central, el pasado 20 de abril. Una hipótesis es que la sospechosa desobedeció un semáforo con luz roja, se detuvo para ver al herido, pero después huyó.

En el momento de su arresto, Clapp tenía una apariencia distinta por un tatuaje temporal que se colocó en la mejilla izquierda, porque portaba lentes de contacto de color verde-agua y por haberse teñido el cabello de color rosa (su tono natural es oscuro).

“Creemos que ella hizo todo eso para evitar  su captura”, dijo a la prensa Matt Wharton, de la Policía de Santa Ana e investigador principal del caso.

Foto de un testigo cuando Tracy Clapp descendió de su auto después de atropellar a un maestro en Santa Ana
Foto de un testigo cuando Tracy Clapp descendió de su auto después de atropellar a un maestro en Santa Ana. /SAPD

Un testigo fotografía a la mujer cuando descendió de su auto (un BMW de cuatro puertas y color negro) después del choque y la imagen, en la que Clapp se observa con el cabello oscuro, fue difundida por la Policía al ofrecer una recompensa de 20,000 dólares para dar con su paradero.

La noche del sábado, los detectives recibieron información que los condujo a una casa en el sureste de Santa Ana y montaron un operativo de vigilancia. Posteriormente, la mujer salió de la residencia, subió a un coche robado y hubo una persecución en auto y a pie. La Policía alega que ella agredió a los agentes.

Con el apoyo de un perro policía (k-9), el operativo concluyó con el arresto de esta mujer, que -según las autoridades- había tenido “contactos previos con la Policía”.

Clapp fue trasladada a un hospital para atender las heridas que le causó su encuentro con el perro.

Se espera que le presenten cargos por sospecha de huir después de un atropellamiento, homicidio vehicular, evadir a la Policía y atacar a un agente del orden.