Muere Helen Chávez, viuda de César Chávez

Helen Chávez, quien ayudó a su marido, César Chávez, a fundar y defender histórico sindicato de trabajadores agrícolas de Estados Unidos, falleció a la edad de 88 años

Helen Fabela Chávez, de 88 años, quien jugó un papel vital ayudando a su marido a dar a luz lo que se convirtió en la primera unión duradera de trabajadores agrícolas en la historia de los Estados Unidos —y apoyó a Cesar Chavez durante los 31 años que este lideró a la United Farm Workers of America— falleció hoy lunes 6 de junio en un hospital de Bakersfield, rodeada de los siete hijos que al sobreviven, y muchos de sus 31 nietos y 16 bisnietos, según comunicado de prensa de la Fundación César Chávez.

El presidente Barack Obama acompañado por Helen F. Chavez coloca una ofrenda floral en el mausoleo del icónico lider durante un recorrido al Cesar E. Chavez National Monument Memorial Garden, el 8 de octubre de 2012.
El presidente Barack Obama acompañado por Helen F. Chavez coloca una ofrenda en el mausoleo del icónico lider durante un recorrido por el Cesar E. Chavez National Monument Memorial Garden, el 8 de octubre de 2012.

Helen, una muchacha de origen humilde de Delano, utilizó su constancia y tenacidad para ayudar a cambiar la vida de miles de trabajadores agrícolas y otros millones de personas que fueron inspirados por La Causa. Helen Fabela nació el 21 de enero de 1928 en pueblo de Brawley, en Imperial Valley. Su familia vivía en un establo de caballos transformado en vivienda en las afueras de McFarland antes de trasladarse a Delano. Helen conoció a César a mediados de la década de 1940, y se casaron en 1948, después de su desmovilización de la Marina de Guerra de los EE.UU., y tuvieron ocho hijos: Fernando, Sylvia, Linda, Eloise, Anna, Paul, Elizabeth y Anthony.

Paul Chávez, hijo de César Chávez y su viuda Helen Chávez durante una misa conmemorativa por el décimo aniversario de la muerte del lider sindicalista, el 31 de marzo de 2003.
Paul Chávez, hijo de César Chávez, y su viuda Helen durante una misa conmemorativa por el décimo aniversario de la muerte del lider sindicalista, el 31 de marzo de 2003.

César y Helen dejaron una cómoda vida de clase media en el Este de Los Ángeles en 1962, y regresaron a Delano para comenzar a organizar a los trabajadores agrícolas. Soportando grandes dificultades, Helen a menudo tuvo que criar a los niños sola, mientras César estaba de viaje. También volvió a trabajar al campo, cuando César organizaba de arriba a abajo la amplia región de Central Valley, California; los fines de semana César y algunos de sus hijos mayores se le unían.

Tranquila y humilde, pero de firme determinación y fuerza de voluntad, Helen no habló en público o con la prensa, pero mantuvo convicciones profundas. En septiembre de 1965, mientras los miembros de la joven unión latina de César debatian unirse a la huelga de la uva que comenzarían ese mes los miembros de un un amplio sindicato filipino, Helen con su manera tranquila y descomplicada, disparó el debate preguntando: “¿Somos una unión o no?”

Su coherente humildad, desinterés, silencioso heroísmo y tenaz perseverancia quedaron sembrados en el corazón del movimiento que ayudó a construir.