Activistas exigen disculpas de Trump por ataques contra juez latino Gonzalo Curiel

El Partido Republicano debe hacer un “examen de conciencia” si quiere ganar el voto latino en noviembre, advirtieron
Activistas exigen disculpas de Trump por ataques contra juez latino Gonzalo Curiel
Foto: Archivo

WASHINGTON.- Líderes de las principales organizaciones latinas exigieron este miércoles que el virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, ofrezca una disculpa pública por sus ataques contra el juez federal latino, Gonzalo Curiel.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, los activistas afirmaron que Trump debe disculparse con Curiel, ya sea en Twitter u otro foro público, por sugerir que éste carece de independencia jurídica por su origen étnico.

Según los activistas, los ataques de Trump contra el juez son un “ejemplo de libro de texto del racismo” que el precandidato presidencial ha esbozado en la contienda y por el que debe disculparse.

“Esto es inaceptable. Una vez más, instamos a Donald Trump a que se disculpe con el juez Curiel por sus acusaciones injustas y sin fundamento, y con la comunidad latina entera”, dijo Janet Murguía, presidenta del Concejo Nacional de La Raza (NCLR, por su sigla en inglés).

Robert Maldonado, presidente de la Barra Nacional de Abogados Hispanos (NHBA, en inglés), afirmó que los ataques contra Curiel “amenazan la confianza pública en nuestro sistema judicial” y son un ataque contra la diversidad y contra “todos los diversos y  honorables jueces que prestan servicio al país”.

En la actualidad, las minorías conforman el 38% de la población de EEUU pero solo el 21% de los jueces federales, mientras que las mujeres son el 51% de la población pero apenas el 25% de todos los jueces federales en los distintos niveles del sistema judicial, según NHBA.

María Teresa Kumar, presidenta del grupo “Voto Latino”, dijo que el uso de un apellido, color de piel y herencia cultural como un insulto personal no tiene cabida en este país, y que la comunidad latina “ha luchado muy duro por avanzar y ser reconocida como parte de este país” como para permitir que ataques racistas la hagan retroceder.

Lo ataca porque no le simpatiza

Curiel, nacido en East Chicago (Indiana) de inmigrantes mexicanos, es un juez federal en San Diego (California) que preside una de las demandas colectivas por fraude contra la extinta Universidad Trump, establecida por el empresario neoyorquino.

Según Thomas Sáenz, presidente del grupo MALDEF,  el peligro de los ataques de Trump es que se paralice el sistema judicial, porque otros querrían descalificar, por otros motivos, a jueces que presiden otros casos de la vida nacional.

Los jueces federales son confirmados por el Senado y asignados a casos de forma aleatoria, en un sistema que funciona bien, por lo que la sugerencia de Trump de que se permita “escoger a un juez” que simpatice con su caso “simplemente es una mala política pública”, explicó Sáenz.

Un dictamen de 7-2 del Tribunal Supremo hace 30 años prohibió descalificar a miembros de un jurado con base a su raza o etnia.

Curiel fue elogiado como un profesional que incluso ha enfrentado amenazas de muerte y ha asumido riesgos personales al llevar a juicio a narcotraficantes mexicanos en sus días como fiscal federal.

Pero, lejos de disculparse, Trump ha insistido en que Curiel tiene un “conflicto de interés” y,  por lo tanto, no puede ser objetivo en su manejo del caso por su origen étnico, y ayer dijo en una declaración escrita que sus declaraciones fueron tergiversadas.

Sus partidarios tampoco dan asomo de arrepentimiento.

En un programa de la cadena por cable CNN, un partidario de Trump, Carl Higbie, reiteró hoy el mensaje del líder republicano en el sentido de que Curiel, a su juicio, es incapaz de presidir con imparcialidad el caso.

Higbie afirmó además de que “la herencia mexicana (del juez) tiene su raíz en el hecho de que él apoya la inmigración ilegal”.

Presionado al respecto, Higbie no ofreció mayor explicación pero sí confundió a NCLR con el grupo La Raza Lawyers of California, una asociación de abogados a la que pertenece Curiel.

Condenas de todas partes

Varios líderes republicanos,  incluyendo al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, han condenado los ataques de Trump y, en privado, nuevamente lo presionan a que luzca más “presidenciable”.

El exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger, llamó a Curiel un “héroe estadounidense” que se enfrentó a los cárteles de la droga mexicanos y a quien designó al cargo “con orgullo”.

El gobernador republicano de Nevada, Brian Sandoval, dijo ayer que le preocupa mucho “la escalada en el tono y retórica” de Trump, y ya no tiene claro, como lo tuvo el mes pasado, si votará por éste  en noviembre.

Trump ha ofendido a numerosos grupos demográficos desde que lanzó su campaña electoral hace casi un año, principalmente inmigrantes, mujeres y musulmanes,  sin disculparse nunca.

Lo que ha colmado la paciencia ahora y ha provocado un rechazo bipartidista, según los activistas, es que Trump está violando uno de los conceptos básicos de la democracia en EEUU, y es que a la gente se le juzga por su carácter y no por su apariencia o herencia cultural o étnica.