Nominación presidencial de Clinton, una lucha feminista que comenzó hace siglos

Gane o no en noviembre, su candidatura comienza a romper el “techo de cristal” que limita el avance de las mujeres en EEUU, aseguran expertos
Nominación presidencial de Clinton, una lucha feminista que comenzó hace siglos
Cartel de campaña de Hillary Clinton.
Foto: Archivo

 WASHINGTON.- La conquista de Hillary Clinton de la nominación presidencial demócrata es una lucha feminista por el poder político que comenzó hace siglos y que, según expertas, comienza a romper el “techo de cristal” que limita el avance de las mujeres en EEUU.

Las mujeres consiguieron el derecho al voto en EEUU hace 96 años gracias a la 19 Enmienda de la Constitución y, aunque hubo otras que desde 1872 incursionaron en la política, Clinton es quien pasará a la historia como la primer candidata presidencial de uno de los principales partidos políticos del país.

//platform.twitter.com/widgets.js

Sin caer en el triunfalismo, tras ganar cuatro de los seis estados en la última ronda de primarias multiestatales, incluyendo California y Nueva Jersey, Clinton agradeció anoche a quienes lucharon por producir este momento en la historia de EEUU, que acaparó titulares de portada en todo el mundo.

//platform.twitter.com/widgets.js

Tan optimista como desafiante, Clinton dejó en claro que está lista para disputar la presidencia al virtual candidato presidencial, Donald Trump.

Su discurso estuvo cargado de referencias a su propia madre, Dorothy, y la  historia de lucha de las mujeres contras las barreras que impiden su avance social y económico en EEUU.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

De  hecho, las redes sociales se encendieron con frases que celebraban este hito en la historia del movimiento feminista del país con la etiqueta “#HistoryMade”.

//platform.twitter.com/widgets.js

Momento para la historia

Si en 2008, muchas mujeres lloraron cuando Clinton abandonó la contienda frente al entonces senador demócrata por Illinois, Barack Obama, anoche lo hacían cuando ésta finalmente consiguió suficientes delegados para hacerse con la nominación presidencial de su partido.

Expertas consultadas hoy por este diario coincidieron en que su  victoria en el proceso de primarias no es poca cosa, tomando en cuenta que EEUU ha estado a la zaga incluso de países pobres en estas lides.

“Lo de Clinton es un enorme hito en la lucha por la igualdad de las mujeres en EEUU, sin duda. Como país estamos rezagados frente a otros en todos los continentes que ya han elegido mujeres presidentes; costó mucho llegar hasta acá”, dijo Debbie Walsh, directora del “Center for American Women and Politics” (CAWP) de la Universidad Rutgers.

“Lo que hemos tenido son pasos incrementales, por razones muy complejas. Ahora mismo, EEUU ocupa el puesto 91 en el mundo en cuanto a mujeres en legislaturas nacionales, y las mujeres no han superado más del 25% en cualquier nivel del gobierno”, señaló.

//platform.twitter.com/widgets.js

Por su parte, la estratega demócrata María Cardona, miembro del concejo de asesores latinos del grupo “Emily´s List”, dijo que la victoria de Clinton “cambia las reglas del juego no solo para EEUU sino para el mundo”.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Lo irónico es que este país, que se fundó con el principio de la igualdad para todos, apenas está alcanzando a países latinoamericanos, a países musulmanes, donde históricamente a las mujeres se les ha visto como inferiores a los hombres”, enfatizó Cardona.

A través de la historia del país, las mujeres han estado o entre bambalinas o a un costado de los hombres en la política, “y ya era hora de que estén en los círculos de poder, en la política”, matizó Cardona.

Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo de Nueva York, dijo que más allá de celebrar el momento histórico, Clinton “ha dedicado su carrera entera a mejorar la vida de los estadounidenses y va a dar resultados reales… ella es la mujer idónea para esta labor”.

El “techo de cristal”

Pese a los logros obtenidos en un mundo dominado por hombres blancos, las mujeres siguen afrontando obstáculos para incrementar su cuota de poder político y el acceso a mayores oportunidades económicas y sociales.

En cuanto a su participación en la política, las trabas están relacionadas con su trayectoria relativamente corta en el proceso electoral; obstáculos para la recaudación de fondos; la escasez de mentores;  un débil apoyo institucional y las exigencias de la vida familiar, entre otras.

Así, por ejemplo, de los 435 escaños en la Cámara de Representantes, las mujeres sólo tienen 84, apenas el 19% del total, mientras que las latinas totalizan nueve, o apenas el 2% del total en ese órgano legislativo. Solo hay 20 mujeres en el Senado y ni una es latina.

House-of-Reps_2015-869x705

¿Pero es la candidata idónea?

No todos celebraban junto a Clinton.

Sharon Day, copresidenta del Comité Nacional Republicano (RNC), calificó de “vergonzoso” que la primera candidata presidencial sea también la primera en ser objeto de una investigación del FBI por el escándalo del uso de un servidor personal para su correspondencia electrónica.

“Hillary Clinton ha sido un desastre para las mujeres, sus acciones dicen más que sus palabras… podemos y debemos tener a alguien mejor que Hillary Clinton”, dijo Day.

La nueva portavoz hispana del RNC, Helen Aguirre Ferré, se apoyó en una encuesta de McLaughlin & Associates para destacar que Clinton “no tiene el apoyo de los Millenials y la mayoría de las mujeres tienen una mala opinión de ella”.

“Su incapacidad de ganarse la confianza de los votantes le augura problemas en las elecciones generales”, vaticinó.

Lucha de siglos

El ascenso de Clinton es producto de una larga cadena de luchas de mujeres que, pese a derrotas o magros resultados en las urnas, abrieron el camino para una mayor participación política.

Sin poder siquiera votar todavía, mujeres como Victoria Woodhull, Belva Lockwood, o Margaret Chase Smith, se postularon a la presidencia entre 1872 y 1964, respectivamente, una idea considerada descabellada en su momento.

La congresista demócrata Geraldine Ferraro hizo historia en 1984 al ser seleccionada como candidata a la vicepresidencia y, en 2008, Clinton fue la primera mujer en figurar como precandidata presidencial en todas las primarias del país.

MujeresPolíticaHistoria

Ahora, saboreando la victoria de anoche, Ellen R. Malcolm, fundadora de “Emily´s List”,  celebró en su cuenta de Twitter la labor detrás de la victoria de Clinton y de “este capítulo en la historia”, e instó a seguir luchando hasta “el acto final” en noviembre.

//platform.twitter.com/widgets.js

El editor de libros David Marks, que se describe como un “feminista”, celebró que el Partido Demócrata ha sido el primero en nombrar y elegir al primer presidente afroamericano en la historia de EEUU y, pasada la convención en Filadelfia (Pensilvania) el mes próximo, también a la primer mujer en el máximo cargo político del país.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Hemos venido muy lejos, liderando el sendero del progreso y el cambio, y jamás me había sentido más orgulloso de ser estadounidense. Lo ingenioso de estos potentes mensajes históricos es que dejan abundantemente claro que los hombres también podemos ser feministas”, afirmó.

 “Soñar en grande”

Para Walsh, la nominación de Clinton no es un mero simbolismo o solo un logro personal sino que debe alentar a otras mujeres a lanzarse a carreras de servicio público.

Trump ha tocado una vena emocional entre votantes que, aguijoneados por la nostalgia, quieren regresar “a una era en la que dominaba un mundo de hombres blancos, de gente blanca,  y donde las mujeres no eran parte de la ecuación”, observó.

“La victoria de Clinton es un paso importante dentro de un proceso de evolución. Veremos cuán brutal será la contienda y si eso anima o desalienta a otras mujeres … pero, gane o pierda, tan sólo lograr la candidatura envía un poderoso mensaje a nuestras niñas y jóvenes de que pueden soñar, soñar en grande”, puntualizó Walsh.