Empresas de reciclaje, bajo la lupa de las autoridades por no pagar horas extras

Recicladora de L.A. deberá pagar $90,000 de compensación a sus trabajadores tras una investigación del Departamento de Trabajo
Empresas de reciclaje, bajo la lupa de las autoridades por no pagar horas extras
Maximiliano Pascual, de 33 años, admite que no sabía acerca de sus derechos laborales. / Mey Lyn Mitteenn

Maximiliano Pascual,  un guatemalteco de 33 años de edad y quien lleva cinco de ellos trabajando en una recicladora aluminio y plástico en Pacoima, creía que trabajar los siete días a la semana por largas horas y sin descanso era algo normal y  hasta necesario.

“Como yo no estoy casado, ni tengo hijos a mí se me hacía fácil trabajar… Para mí estaba bien porque, usted sabe, uno necesita el trabajo”, relata. “Yo no sabía que lo que se me estaba pagando no era lo correcto”, agrega el inmigrante guatemalteco.

Y como Pascual hay muchos trabajadores de la industria del reciclaje, mayormente inmigrantes indocumentados, cuyos empleadores han incumplido la ley al no pagarles horas extras y no llevar registros del mismo. De hecho, el Departamento de Trabajo de California (DOL) ha encontrado la existencia de violaciones en el cumplimiento de pago de horas extra y en el mantenimiento de registros en más de un 77 por ciento de las instalaciones investigadas.

En palabras más sencillas, en ocho de cada 10 lugares investigados por la División de Horas y Salarios de DOL el resultado fue el mismo: no se pagaban horas extras.

Por eso se iniciaron operativos de cumplimiento que de 2015 a la fecha ha obligado a los empleadores investigados a pagar cerca de $270,000 en salarios atrasados y compensaciones a más de 70 trabajadores.

El caso más reciente, fue el empleador de Pascual. Una corte de California ordenó el pasado 7 de junio a la compañía Leo’s Recycling un pago total de 90,000 dólares por pagos extra y compensación a 21 de sus trabajadores.

“Las investigaciones [del DOL) también comprobaron que la mayoría de las instalaciones carecían de servicios de aseo o agua provocando condiciones insalubres”, según un comunicado de la entidad estatal que agregó su intención de expandir sus averiguaciones hacia las zonas de Fresno, Sacramento y San Diego.

El mexicano Carlos Huante lleva cerca de cinco años trabajando para Leo's Recycling.
El mexicano Carlos Huante lleva cerca de cinco años trabajando para Leo’s Recycling. / Mey Lyn Mitteenn

El caso de Leo’s Recycling

Todo empezó en febrero de 2015, cuando CalReycle —la agencia estatal que da el permiso de operación a las compañías de reciclaje del estado— le entregó al DOL una lista con el nombre de algunas empresas de reciclaje a investigar.

“Descubrimos que [Leo’s Recycling] no estaba haciendo las cosas bien bajo la ley federal… encontramos que no se les estaba pagando correcto los empleados y se extendió la investigación a sus cinco locales”, dijo a La Opinión Francisco Ocampo, asistente y director del Departamento de Horas y Salarios de Los Ángeles.

“Ellos decían que estaban trabajando de seis a ocho horas al día pero nuestra investigación encontró que en realidad estaban trabajando de ocho a diez [horas díarias]”, agrega el funcionario.

Debido a ello, se entabló una demanda contra Brigida Ríos y Gloria Córdova administradoras de la empresa y a quienes intentamos contactar pero sin obtener ninguna respuesta.

El caso de Pascual es similar al de Byron García, también empleado de Leo’s Recycling. El guatemalteco comentó que tenía un salario fijo de 460 dólares a la semana y que en 2015, trabajaba sin descanso de lunes a viernes.

Cuando se le preguntó si le parecía justo que no se le hayan pagado las horas extras, dijo: “Si era justo o no, yo no lo sabía”.

Hoy, aunque su sueldo se redujo a menos de 400 dólares a la semana, cuenta que se siente mejor de trabajar solo cinco días a la semana. “Siempre se necesita un descanso y puedes hacer más cosas en la casa”.

La mayoría de recicladoras abren de lunes a domingo.
La mayoría de recicladoras abren de lunes a domingo. /Mey Lyn Mitteenn

El mexicano Carlos Huante, de 42 años también trabajador por cinco años de Leo’s Recycling, dice que ahora los trabajadores del negocio llenan una hoja con el número de horas.

“No trabajamos overtime [horas extra] solo 40 horas”, cuenta y agrega que -aunque no fue su caso- tal vez algunas personas no denuncian este tipo de atropellos por miedo.

Claudia Cotne-Martínez, representante de Servicios y Recursos de DOL recuerda que todos los trabajadores en Estados Unidos tienen derechos laborales.

“Queremos que la comunidad conozca sus derechos sin el temor de su estatus migratorio”, dice . “Si usted tiene una queja aquí estamos para ayudarle y todo es gratis”.

Muchas veces tienen miedo de llamar porque no tienen sus papeles en orden pero eso no es importante para el DOL, asegura Cotne Martínez.

Si tienes algún problema con el pago de las horas extras comunícate a EMPLEO al 1(877) 552-9832. Esta organización es una alianza de organizaciones comunitarias no gubernamentales que, junto con agencias estatales y consulados de Centroamérica, busca dar información y asistencia en temas laborales.

La línea es gratuita y hay personas en español que te pueden ayudar a entender mejor temas como: salario mínimo, tiempos de comidas y descansos, discriminación, permisos médicos/familiares, entre otros.