Los errores de ellos y ellas en la cama

Sexóloga describe los más comunes para ambos sexos
Los errores de ellos y ellas en la cama
Tanto hombres como mujeres cometen errores al momento de la intimidad que afectan la relación de pareja.
Foto: Shutterstock

“Entre gustos no hay disgustos”, asegura un popular refrán que también puede aplicarse al momento de hacer el amor.

Y es que, en el campo de la sexualidad, lo que es placentero para una persona necesariamente no lo es para la otra. Sin embargo, hay ciertas conductas, hábitos o actitudes que son generalmente vistas con malos ojos por gran cantidad de personas.

“Tanto hombres como mujeres cometen errores al momento de la intimidad que afectan la relación de pareja”, asegura la sexóloga Myriam Balbela, basada en Los Ángeles.

De acuerdo con la sexóloga,  estos son algunos de los más comunes que se dan en ellos y ellas.

Los de ellos

1- Ir directo al grano

“Si el hombre supiera tanto de sexualidad femenina como sabe de fútbol no existirían mujeres insatisfechas en la intimidad”, asegura la sexóloga. “Siempre sabrían cómo tener la mejor jugada en la cama y meter siempre el mejor gol”.

Para ser buenos amantes los hombres necesitan saber que las féminas se excitan de manera diferente a ellos.

“La mujer necesita del maravilloso escarceo sexual previo (cortejo, caricias, besos, etc.) o de los juegos precoitales antes de llegar a la penetración”, remarca Balbela. “De lo contrario, ella se sentirá invadida, inconforme. Porque el sexo no es llegar y romper la piñata, comprende la preparación de la fiesta para que se dé la culminación”.

2- Ser violento o agresivo 

Si bien es cierto que los hombres tienden a ser medio toscos en sus movimientos físicos y, a veces medio subidos de tono en su vocabulario, al momento de hacer el amor estas dos cosas no funcionan.

“La mujer es sensible física y emocionalmente en la intimidad. Cuando a ella se le trata con brusquedad, en vez de excitarse se bloquea”, señala Balbela.

3- Usar juguetes  o pornografía sin previo aviso

Aunque tanto hombres como mujeres utilizan los juguetes sexuales o cintas pornográficas para mejorar el sexo, no todas las féminas se sienten cómodas haciéndolo.

“Imponer el uso de pornografía o de juguetes sexuales cuando ellas no están de acuerdo con estas prácticas puede llegar a considerarse como violencia doméstica sexual”, detalla la sexóloga. “Estos solo deben usarse cuando los dos integrantes de la pareja están de acuerdo. El que el hombre los imponga para su satisfacción personal demuestra su posición de machismo y de poca habilidad para darle a su compañera lo que realmente necesita en su vida sexual”.

Los de ellas

1- Calificar

Algunas mujeres a veces, sin darse cuenta, cometen una falta muy fea: calificar la habilidad que tiene el hombre con quien están para hacer el amor.

“Esto se da cuando, sin pensarlo, dejan escapar comentarios como ‘a mí no me habían pedido que hiciera esto antes’ o ‘fulanito de tal era más cariñoso, más caliente’ (…). Estos comentarios hacen pensar de inmediato a la pareja que está siendo comparado y esto es frustrante y hace sentir mal”, dice Balbela.

Este mismo sentir ocurre con las mujeres cuando los comentarios provienen de los hombres.

2- Poner peros y más peros

No hay nada más molesto para el hombre que una mujer quejosa en el momento del acto.

“Que si la luz está prendida o apagada, que si hace frío o calor (…). Esto no funciona con los hombres. Ellos cuando están en la cama y están excitados, están entregados a las sensaciones físicas y no a los detalles externos”.

3- Emitir el juicio lapidario

A un hombre se le baja todo cuando se le dice, ‘tienes el pene muy pequeño’.

“Este es un error muy común que, además de lastimar, demuestra que la mujer está muy desinformada en materia de sexualidad, porque para lograr un orgasmo no se necesita de un pene de gran tamaño”, apunta la sexóloga.

Por eso bien se dice que en el tamaño no está el goce sino en las habilidades que el hombre tiene para encender el fuego de la pasión en su pareja. Así que cuando se dan los casos de mujeres que no pueden lograr el orgasmo con un pene chico, Balbela afirma que “el bloqueo no se da por el tamaño sino por el pobre mapa erótico que éstas tienen”.

Un error que se comparte

El querer lograr un clímax simultáneo es uno de los errores que se da tanto en hombres como en mujeres.

“El creer que el orgasmo más maravilloso es aquel que se da cuando ambos tiene el orgasmo al mismo tiempo es un mito más que una realidad”, asegura Balbela. “En un encuentro íntimo, lo más importante es que ambos queden satisfechos a su tiempo. Y lógico, por una situación biológica, siempre va a ser mejor que la mujer llegue primero al orgasmo porque cuando el hombre tiene ya la eyaculación le costará un poquito más seguir trabajando con su pareja hasta que ésta logre su clímax”.