Así lucirán las nuevas tarjetas del Medi-Cal que llegarán este verano

Con imágenes de una flor muy común en California, la nueva tarjeta será más colorida y definitivamente menos burocrática.
Así lucirán las nuevas tarjetas del Medi-Cal que llegarán este verano
Imagen del diseño actual de la tarjeta de Medi-Cal que pronto será reemplazada. /Archivo

Millones de californianos portan en sus billeteras y carteras las tarjetas del Medi-Cal como prueba de que tienen cobertura de salud con el programa estatal de Medicaid más grande en el país.

“Es la cara del Medi-Cal”, señala Stan Rosenstein, un consultor de cuidado de salud en Sacramento, quien terminó su carrera de 31 años en el Medi-Cal en 2008, como director estatal del Medicaid.

Esa cara tiene en este momento un rostro serio, fuera de moda, décadas de antigüedad.  Pero ahora le están realizando un cirugía cosmética.

Recientemente, Rosenstein dió a conocer la nueva tarjeta del programa, durante la celebración del 50 aniversario del Medi-Cal, en Sacramento. La nueva tarjeta es más colorida, tiene más de “California” y definitivamente es menos burocrática.

Con imagenes de amapolas de California, la tarjeta comenzará a a llegar a los buzones muy pronto.

Este es el nuevo diseño de la tarjeta de beneficios del programa Medi-Cal, que será enviada muy pronto a los beneficiarios. (Courtesy of the California Department of Health Care Services)
Este es el nuevo diseño de la tarjeta de beneficios del programa Medi-Cal, que será enviada muy pronto a los beneficiarios. (Courtesy of the California Department of Health Care Services)

“El departamento está tratando de llevar esta tarjeta a todos”, dijo Rosenstein. “Va a ser algo mucho más amigable para las personas en Medi-Cal, algo de lo que pueden estar orgullosos”.

El debut de la nueva tarjeta parece ser mayormente simbólico. No hará nada que no hiciera la tarjeta antigua.

Y, por supuesto, no abordará algunos de los problemas persistentes que tiene el programa: quejas de los proveedores médicos y dentales sobre las bajas tasas de reembolso, atraso en el acceso de miembros a especialistas y otros proveedores de cuidado, entre otros desafíos.

13.3 millones de beneficiados

Las autoridades y expertos en cuidado de salud dijeron que el nuevo diseño refleja un programa en cambio —y en crecimiento— que ahora provee seguro de salud a cerca de un tercio de la población del estado.

Escuchó bien. El Medi-Cal, el programa de seguro de salud del estado, financiado públicamente para residentes de bajos ingresos, cubre a 13.3 millones de californianos.

En algún momento del próximo año, se espera que ese número llegue a 14 millones, señala Norman Williams, del Departamento de Servicios de Cuidado de Salud que administra el Medi-Cal.

“Es un reconocimiento de que ya no es el programa de Medi-Cal de la abuela”, asegura Anthony Wright, director ejecutivo del grupo de defensa del consumidor Health Access California.

En 2014, como parte de la Ley de Cuidado de Salud, el Medi-Cal expandió su elegibilidad, para incluir a personas con ingresos más altos y a adultos sin niños, entre otros cambios. Desde entonces, la inscripción ha tenido un incremento significativo.

“Incluso las personas que han tenido ingresos promedios en sus carreras, pero están cambiando de trabajo, ahora tienen Medi-Cal”, dijo Wright. “Es apropiado que la tarjeta luzca más como una tarjeta de un seguro privado”.

No está claro cuándo exactamente serán enviadas las nuevas tarjetas.

En el evento del aniversario, Rosenstein dijo que comenzarían a ser distribuidas entre los miembros durante este verano.

Más tarde, Williams dio marcha atrás y dijo que “al momento, no hemos fijado una fecha de producción” debido a que el departamento necesita primero preparar a médicos y a otros proveedores de Medi-Cal para el cambio.

El departamento comenzó sus esfuerzos de alcance a los proveedores la semana pasada, dijo.

Cuando las nuevas tarjetas sean distribuidas, van a ir primero a los nuevos afiliados y a los afiliados actuales cuyas tarjetas se han perdido o fueron robadas, dijo Williams.

Luego de eso, es posible que sean distribuidas a los miembros cuando renueven su elegibilidad anualmente, dijo.

El costo de las nuevas tarjetas es mínimo porque el diseño fue creado en el mismo departamento y se usarán las mismas máquinas de impresión que producen las tarjetas actuales, dijo Williams.

“Queremos hacer esto con cuidado. No queremos que la gente se confunda”, dijo. “No queremos que la gente tenga dificultades para acceder a los servicios”.


* Esta historia fue elaborada por Kaiser Health News, quienes publican el sitio informativo California Healthline, un servicio de la California Health Care Foundation.