Un padre bien padre

Psicólogas describen los secretos o las características del hombre que sabe ser un buen papá

Un padre bien padre
El buen papá saca tiempo para realizar actividades de calidad con sus hijos.
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

“El buen padre tiene algo de madre”. Así versa un proverbio de autor desconocido que en pocas palabras describe a los papás del siglo XXI,  quienes han comprendido que ser un buen padre va más allá de ser un proveedor.

Y es que el amor, las lecciones y los consejos que dan los papás son iguales de importantes en la vida de los niños como el de las madres.

El buen padre es aquel hombre que es capaz de ser un buen líder de su familia. Es decir, que tiene la capacidad de solucionar las necesidades económicas de su familia y sabe escuchar y guiar a sus hijos por el buen camino, entendiendo que ellos necesitan de sus expresiones emocionales de amor, como son los besos, el cariño, el afecto, los abrazos”, dice la Dra. Ana Nogales, con práctica en terapia familiar, de niños, parejas, individuos y adolescentes en los condados de Los Ángeles y Orange.

Este secreto fundamental debería ser practicado por muchos padres latinos que han sido criados dentro de la cultura machista que impide que el hombre que se considera macho y viril demuestre sus cariño con besos y abrazos, que son vitales en los niños para el desarrollo su la buena autoestima y la seguridad en sí mismos.

Para Elizabeth Delicio, máster en psicología con práctica en Miami, Florida, el buen padre manifiesta además estas características: 

1.     Sabe poner límites.  El buen padre disciplina y da amor a la vez. “Esto quiere decir que el buen padre sabe escuchar al niño y sabe ser su amigo, pero sin dejar de cumplir su rol de ser padre, ya que es más difícil ser padre que amigo”, explica la psicoterapeuta.

2.     Dedica tiempo a sus hijos. Al igual que las buenas mamás, los buenos papás dedican tiempo exclusivo para alimentar, jugar y salir con sus hijos. Estos momentos únicos, en el que comparten padres e hijos, nunca se olvidan y estrechan los lazos de la relación de padre a hijo.

3.     Da buen ejemplo con sus acciones. A los chicos se les graba más lo que los padres hacen que lo que dice. “Por eso es tan importante que los papás y las mamás actúen siempre con rectitud ante los hijos”, detalla Delicio. “Sobre todo, en lo que se refiere a las acciones de violencia domestica, ya que el niño que se cría viendo que papá golpea a mamá, va a hacer lo mismo con su esposa, mientras que la niña que ve que a su madre la golpean va a buscar como marido a un hombre maltratador”.

4.     Participa por igual con la madre en la crianza de los hijos. El buen padre, además de ser líder, participa en todos los quehaceres del hogar y las actividades de crianza de los hijos que, por lo general, siempre se dejan en manos de las madres, aún cuando éstas también trabajan fuera de casa.

El buen padre participa en la crianza de los hijos y quehaceres de la casa.
El buen padre participa en la crianza de los hijos y quehaceres de la casa./Shutterstock

5.     Da amor, afecto y conexión emocional. Los niños no necesitan que papá los llene de cosas. Ellos necesitan que les den cantidad y calidad de tiempo compartido.

6.     Escucha con amor y respeto. “Esto es algo muy clave e importante en el buen padre que sabe que el niño por ser niño comete errores y ante ello no se ofusca cuando el menor se mete en líos involuntariamente”, explica la máster en psicología. “El escucha, conoces sus historias  y educa con suave firmeza, cariño, comprensión y paciencia”.

7.     No revierte sobre los hijos sus metas. A los hijos hay que dejarlos vivir con su propia identidad, ya que ellos vinieron al mundo a cumplir sus metas personales y no las de papá. “La función de una como padre es cuidarlos; protegerlos, sin sobreproteger y apoyarlos en sus metas”, concluye Delicio.

Los orígenes del Día del Padre

Sonora Smart Dodd, natural de Washington (Estados Unidos), fue la fundadora e impulsadora de esta festividad. La idea le surgió el 19 de junio de 1909, día en que decide homenajear a su padre Henry Jackson Smart (un veterano de la Guerra Civil) por considerarlo un ejemplo a seguir por haberse hecho cargo de sus seis hijos luego del fallecimiento de su esposa durante el parto de su sexto hijo.

El homenaje que Sonora hizo a su padre, precisamente en el día del natalicio de su progenitor, se extendió con rapidez entre las familias de su comunidad, dando pie a la creación oficial del Día del Padre en 1924, bajo el gobierno del presidente Calvin Coolidge.

Más tarde, en 1966, el presidente Lyndon Johnson firmó una declaración que estableció el tercer domingo de junio como el día para esta festividad.  La mayoría de los países hispanohablantes adoptaron esta fecha para celebrar el Día del Padre.